Zayra, la hija de Arancha de Benito y Guti, ha vuelto a salir de fiesta, sin respetar ninguna restricción del coronavirus y dando abrazos a sus amigos. ¿Sabrá que hay una pandemia que ya en España se entiende como una catastrófica situación sanitaria y económica? Vea el vídeo


Zayra Gutiérrez lo ha vuelto a hacer y ya no sorprende. Si todos nos llevábamos las manos a la cabeza al ver cómo organizaba una multitudinaria fiesta con amigos, pero sin mascarilla, distancia de seguridad o el menor respeto a las miles de familias que están perdiendo seres queridos por el coronavirus, la hija de Arancha de Benito y Guti ha vuelto a relajarse con las restricciones. Parece que ya no le importa a nadie que pida perdón todas y cada una de las veces que le han pillado sin respetar las medidas impuestas por el Gobierno para tratar de frenar la pandemia que está acabando con miles de vidas en nuestro país, así como condenando a la pobreza a otras muchas otras familias en plena crisis económica.

Vídeo: Europa Press

A Zayra Gutiérrez esto le interesa poco o nada y así lo ha vuelto a demostrar, al volver a citarse con sus amigos por las calles de Madrid para pasear sin problema alguno sin mascarilla, sin respetar la distancia de seguridad con el resto y sin preocuparse tan siquiera de ser pillada por los medios de comunicación, por enésima vez. Aunque las noticias diarias son claras y demuestran que vivimos una catastrófica situación sanitaria y económica, Zayra Gutiérrez vive ajena a esta delicada situación y se muestra de lo más feliz, quizá porque el drama no ha llegado a afectar a los suyos.

Eso sí, viendo su actitud quizá sea cuestión de tiempo y es que tiene todas las papeletas para llevar el coronavirus a casa, al dejarse ver sin mascarilla, entre otras personas que tampoco saben usarla, sin distancia de seguridad, entre abrazos, risas y bromas y, por supuesto, sin multas que penalicen su actitud o que le obliguen a recapacitar. Pedir perdón ya no es una opción y es que después de que lo haya hecho infinidad de ocasiones y pida disculpas de manera rutinaria, quizá mejor que no pida perdón y comience a respetar las restricciones del coronavirus, aunque sea solo para proteger a sus seres queridos, viendo que el resto de los ciudadanos no le importa demasiado. Vea el vídeo donde se muestra su enésima fiesta y así entender por qué en unos días pedirá de nuevo disculpas en sus redes sociales.

Vídeo: Europa Press