El elegante zasca del cuñado de Blanca Fernández Ochoa a Coral Bistuer

La desaparición de Blanca Fernández Ochoa tiene a toda España en vilo, pero sobre todo a su familia. Mientras que se continúa buscando a la medallista olímpica, su entorno más cercano se está encargando de contar qué pasó en esos últimos días y cómo avanza la investigación.

Los hijos de Blanca Fernández Ochoa, devastados durante la búsqueda

Una de las primeras en hablar fue una de las amigas de la esquiadora, la medallista olímpica de taekwondo Coral Bistuer, que contó en una entrevista en ‘Cope’ que Fernandez Ochóa, con quien habló por última vez hace más de medio año, en marzo, «estaba pasando una época un tanto complicada y estaba siendo atendida por varios especialistas» y «podría tener un pequeño brote de su enfermedad, un despiste o un golpe».

Unas declaraciones que podrían no haber gustado a la familia, tal y como ha dado a entender el cuñado de Blanca, Adrián Federighi, en su intervención en ‘Sálvame’, donde ha dejado caer que en estos momentos hay mucha gente hablando sobre la desaparición de Blanca y que, sin embargo, ni siquiera les han enviado un mensaje para mostrarles su apoyo en estos momentos tan duros.

«Yo he visto el tuit de la Policía (en el que se dice que la esquiadora fue vista el día 24, el día después de desaparecer) y tiene un error. Blanca el sábado por la mañana estaba en mi casa, desayunó ahí y al mediodía se fue de mi casa. Dijo que se iba 4 días a hacer senderismo al norte. Al cuarto día, al no volver, el quinto (jueves) su hija Olivia puso la denuncia consensuada con todos los hermanos y ya habíamos descubierto que el teléfono estaba en nuestra casa. Entonces no hay contradicción, ella sale al monte, conoce el monte, le gusta la soledad y es normal que no se lleve el móvil«, aseguró, lanzando un elegante zasca a Bistuer y sus declaraciones.

«Ella cuando salía a pasar noches al campo en verano se llevaba un saco de dormir, ni tienda ni nada, porque lo que le gustaba era andar en el campo. Conoce la montaña. Cuando no volvió empezamos a estar extrañados y nos fuimos al otro día hacer la denuncia, no hay una contradicción en eso. Es verdad que ha habido información deformada, he escuchado yo en algunos medios que el mismo día hicieron la denuncia… no es verdad», ha matizado Adrián.

Si bien a muchos les ha sorprendido que Blanca decidiera no llevarse el teléfono móvil, esto es una práctica habitual en ella. «Dijo al norte, no especificó, nosotros nunca hemos especificado nada, por las búsquedas del teléfono, que estaba en casa, entendimos que podía haber estado en Soria, Asturias… Pero lo extraño es cuando no vuelve y por eso se pone la denuncia… Sin teléfono no puede pedir ayuda».

A pesar de que han pasado ya 11 días sin saber de Blanca Fernández Ochoa, toda su familia confía en que esté bien y no pierde ni el ánimo ni la esperanza.