Mantuvimos con Vicky Martín Berrocal un encuentro de prensa en el que hablamos de diversos temas, pero queremos destacar el del culebrón del vestido que prestó a Anna Allen para ir a los Oscar. Como se recordará, la actriz que intervino en ‘Cuéntame’ fingió haber ido a la ceremonia en Los Ángeles, además de otras cuestiones de su pasado, y había pedido prestado un vestido a Vicky Martín Berrocal que, lógciamente, nunca llegó a lucir en un evento al que nunca asistió.

El pasado 11 de marzo, Vicky Martín Berrocal había comparecido ante los medios para hablar de sus creaciones para Violeta, la línea  de tallas grandes de Mango, pero evitó hablar de esta cuestión y ayer nos explicó los motivos, aunque también nos habló del amor, con mucho sentido del humor.

«En este último mes me han pasado muchas cosas...El del alboroto se ha ido ya a tomar vientos -dijo en alusión a alguien que pasó de forma efímera por su vida- Había un hombre que me tenía alborotada, pero ya ha pasado a mejor vida. Ahora estoy viviendo una etapa maravillosa que es la primavera. Desde hace dos semanas o tres y más en Sevilla, que es maravillosa. La primavera la sangre altera y te carga de recuerdos… Mi hermana me decía lo mismo estos días, estaba más sensible».

vicky

Vicky Martín Berrocal fue la madrina de los dos nuevos productos de Cebralín. Lució un look total de Violeta by Mango, firma para la que diseña.

Y sin más transición, haciendo alusión a la marca de quitamanchas que estaba promocionando, abordó el tema del vestido de Anna Allen: «No creo que haya sido una mancha en mi curriculum. Me parecía asombroso que llevara meses preparando una colección, sacando un equipo para adelante, tu vida, familias… Intentando hacer un show maravilloso y este asunto eclipsó todo el trabajo. Me pareció tremendo, por eso decidí no hablar en ese momento. Lo mejor era dejarlo pasar»..

Prosiguió así Vicky Martín Berrocal su relato: «Si España estaba sorprendida, yo más. Recibí veinte o treinta emails desde Los Ángeles, la publicista de Anna Allen se puso en contacto conmigo, pero para mí lo importante en ese momento era mi desfile de los diez años el 5 de febrero», dijo en alusión a su década en el mundo del diseño.

«Yo no veía Cuéntame ni sabía quién era Anna Allen, pero me dijeron que el sueño de su vida era ponerse un vestido mío para ir a los Oscar. Cuando se trata de sueños, yo soy una romántica, así que decidí prestárselo. Si hay alguien que quiere vestirse de mí no me iba a negar. Pensé de lo que había hecho lo que era más adecuado era ese vestido, con un maquillaje y un peinado determinado», nos dijo la exmujer de Manuel Díaz ‘El Cordobés’.

«Llegué hasta a hablar con ella y le dije a mi equipo que no solo le mandase el vestido sino también información del maquillaje y el peinado, porque sabes que si no haces la elecicón correcta te puedes cargar un traje. Llegó los Oscar y vi una imagen que había colgado en Twitter y que me envió mi equipo a las dos y media de la mañana, no reconocí mi traje, no entendía nada, porque no se veía ni el contorno, ni la silueta…».

«El vestido me lo devolvió, no sé ni siquiera si se lo puso. Estoy por ponerlo en un escaparate y decir que es el vestido que nunca estuvo en los Oscar. Por lo que se ve le pasó a más gente, se la coló a todo el mundo. La joyería Suárez también le había prestado joyas. Al final es una anécdota más… Hay que buscarle la parte positiva. La gente que la conoce es la que puede hablar de ella, pero no la conozco», concluyó.

anna-allen

Anna Allen, la actriz de 37 años que más notoriedad ha tenido en los últimos meses por haberse inventado una biografía paralela.

anna-allen1

Anna Allen, en la imagen de su supuesta asistencia a los Oscar, que aún sigue manteniendo como avatar de su perfil de Twitter.