Ivonne Reyes ha recibido muy malas noticias sobre su batalla judicial contra Andrea, la hija de Pepe Navarro, a quien había demandado junto a su madre, Eva Zaldívar, y el detective que contrataron estas para conseguir el ADN de su hijo cuando era menor de edad


Ivonne Reyes ha contado casi siempre con el amparo de la justicia en su batalla judicial contra Pepe Navarro, tratando de conseguir que el presentador reconozca legalmente a su hijo Alejandro como hijo legal suyo. Lo ha tenido muy complicado, porque él se negaba una y otra vez a realizarse las pertinentes pruebas de ADN que despejarían cualquier duda sobre la paternidad del joven. Tras numerosas negativas, el juez determinó en 2012 mediante una sentencia en firme, que el hijo de la actriz era también vástago de Pepe Navarro.

Vídeo: esto es lo que opina Pepe Navarro de la batalla de su hija e Ivonne Reyes

Años más tarde, él, a través de su hija Andrea consiguió una muestra del ADN de su hijo, que por aquel entonces era menor de edad, y que podría haber dado un vuelco al resultado judicial. No obstante, era tarde. Ante este movimiento, Ivonne Reyes decidió emprender acciones legales contra la hija de Pepe Navarro por la forma en la que había obtenido muestras biológicas de su hijo, mediante la contratación de un detective privado.

Como acusados en la demanda presentada por la actriz estaba la hija del presentador, su exmujer, Eva Zaldívar, y el propio detective. Ahora, el juez ha decidido desestimar la demanda, echando por tierra las pretensiones legales de Ivonne Reyes, que trataba de defender el derecho de su hijo, que por aquel entonces no había cumplido la mayoría de edad, tal y como han informado desde ‘El programa de Ana Rosa’.

La demanda fue archivada con anterioridad, pero Ivonne Reyes quiso llegar hasta el final, presentando un recurso, reactivando de nuevo el proceso, ahora en un órgano superior. No obstante, este, concretamente el Juzgado número 4 de Alcobendas, ha decidido archivar de nuevo la causa. El motivo que alega el juez es que “se deduce que la conducta llevada a cabo por los querellados no tenía como intencionalidad específica atentar contra la intimidad del menor. Era la obtención de una prueba para acudir con ella a los tribunales para conseguir la revisión de una sentencia firme que, desde luego, perjudica a los intereses de Andrea Lucía Navarro Zaldívar”. Con ello, no ve la obtención del ADN del menos mediante un detective privado como constitutivo de delito, como así esperaba la propia Ivonne Reyes.