En el reportaje vemos a Raquel, acompañada por su madre, que no se separa de ella en ningún momento. En las fotos vemos a la presentadora, con un sofisticado bañador con transparencias y una pamela con el que se protegía del sol. La presentadora extremeña aparece seria y triste, lógico si tenemos en cuenta que solo han pasado poco más de dos semanas de la inesperada muerte de su marido, el cámara italiano Mario Biondo, con quien hubiera celebrado su primer aniversario de boda el próximo 22 de junio.

El pasado lunes, el diario ABC publicaba una información en la que afirma que Mario se habría suicidado, citando fuentes policiales, mientras que Raquel y la familia del cámara mantienen que todo apunta a que fue un accidente. En cualquier caso, ha sido una tragedia para ellos la pérdida de este joven de 30 años, que estaba lleno de proyectos que han quedado definitivamente truncados.

Raquel está retomando poco a poco su vida y ya ha dado sus primeras muestras de recuperación al comunicarse con sus fans a través de Twitter, una red social en la que ella siempre ha sido una activa participante. Ayer mismo, ponía un mensaje de agradecimiento para su amigo Kike Sarasola, propietario de los hoteles Room Mate, y la pareja de este: «Los cuidados d @SarasolaKike y Carlos y l equipo d @RoomMateHotels.Una mano a tiempo,un guiño,una lágrima compartida. Amigos, os quiero».