tania
Tania Llasera está muy feliz tras el nacimiento de su hijo Pepe Bowie y se plantea darle un hermano pronto.

-Hoy presentas tus productos favoritos de la marca Chicco…

Me encanta la ropa de Chicco, es una barbaridad lo que dura, los materiales tan estupendos que emplean, los patrones son estupendos y los niños están muy cómodos con esta ella, por ponerte solo un ejemplo…

-Te vemos estupenda, pero lo has pasado muy mal con un ojo, del que te acaban de operar. ¿Cómo ha sido todo el proceso?

-Mi sobrina me arañó el ojo hace unos dos años leyéndole un cuento y se me abría cuando estaba muy cansada, por ejemplo, cuando estaba en ‘La Voz’ me perdí la fiesta de despedida porque me fui directamente a urgencias con el ojo. Ahora con la lactancia se me ha vuelto a abrir. No solo no duermes bien, se te secan las mucosas de todo el cuerpo con la lactancia, lo que me afectó al ojo. Se me volvía a abrir. Lo he pasado francamente mal, incluso peor que con la cesárea. Me he operado, me han hecho un raspado de ojo y parece ser que todo se ha arreglado. Si no fuera así, hay una operación con micropunciones de láser, que me quitaría un poco de vista, pero es posible que me lo arreglara, aunque no está garantizado. Puede que toda la vida lo acarree. Hay que cuidarse mucho los ojos.

tania2
Tania Llasera, con algunas de sus prendas favoritas de Chicco.

-Tu embarazo fue larguísimo… ¿Resultó duro al final?

Fueron 42 semanas de embarazo. Estaba muy incómoda. Nadie te puede preparar para un embarazo y para ser madre, pero al final estás con insomnio, porque el cuerpo no te permite dormir, es como si el cuerpo te estuviera preparando para lo que viene más adelante. No podía dormir, la noche se me hacía muy larga. El niño daba unas patadas y unos calambrazos bestiales. No podía pasear porque el niño estaba muy grande. Estaba a punto de reventar, así que estaba muy contenta cuando me dijeron que me ponían fecha para sacármelo. Ya no podía más. Era tremendo. Llegué a los 100 kilos. No abarcaba.

-Cuando nació Pepe tu vida cambió por completo…

Llegó Pepe y me cambió la vida. Es un cambio muy querido por mí, pero también muy duro. No duermes, tienes grietas en los pechos, te preocupa si tiene frenillo o no, ves a tu marido cambiarle y ves que está poniendo el pañal fatal o no se ha puesto las gafas y le está enchufando el biberón en el ojo… Todo con humor y mucho amor. Se ha hecho fenomenal, está estupendo.

tania1
La presentadora nos asegura que se ve más guapa que nunca y que no le preocupa perder peso.