Tania Llasera confiesa que tiene encía de un muerto en su boca

Tania Llasera ha confesado a sus seguidores que cuando tenía 20 años se hizo un piercing y le trajo muchos problemas. Tantos que al final parte de sus encías son de un muerto

Tania Llasera ha logrado dejarnos con la boca abierta y es que la última confesión de la presentadora no sabemos muy bien cómo encajarla. La rubia más popular de la televisión ha revelado en su canal personal de MTMad un episodio de su vida que nadie conocía y, quizá, mejor que nadie lo conozca, porque no es del todo agradable.

8Un piercing, el culpable de su drama

Antes de comenzar a hacer sus pinitos en televisión, Tania Llasera, con unos 20 años, se hizo un piercing bajo el labio inferior. Estaba de moda, pero el desconocimiento también estaba muy extendido y no comprendió que este detalle de estilo suponía un riesgo real para su salud bucal. Cuando lo aprendió, ya era tarde.

7Su día a día con un piercing que le maltrataba

“Me daba golpes contra los dientes y cuando sonreía me raspaba contra la encía y cada vez iba teniendo menos. Duré con él unos nueve meses”, comenzaba a explicar Tania Llasera, que reconoce que fue en “2005 más o menos cuando se me empezaron a mover los dientes”.

6La solución para no perder sus dientes

Se le presentadora dos posibles tratamientos para recuperar la estabilidad dental: “O coger de la encía de arriba y ponerla, un método más caro y que puede quedar de un color distinto. La alternativa era coger un trocito de tejido acelular, es decir, una parte de un cadáver”. ¿Qué?

5Sí, lleva parte de un cadáver en su boca

Este detalle que ha puesto en conocimiento de sus seguidores ha venido seguido de una oleada de mensajes en los que se muestra la extrañeza de esta práctica y, también, la angustia que a muchos le produce la idea.

4El dolor le impedía comer

“Los primeros días me costó comer, porque no podía masticar. Tampoco podía fumar y me tenía que lavar los dientes una vez al día”, continúa relatando Tania Llasera uno de los momentos más duros de su vida.

3Conoce a qué sabe un muerto

“Era muy desagradable. Sé a qué sabe un muerto y tengo seis dientes que no son míos. A él lo apodé Hank, porque venía de Estados Unidos”, bromea Tania Llasera.

21.000 euros es lo que vale este tratamiento

1Al menos ahora presume de sonrisa perfecta