La influencer ya no esconde sus problemas emocionales, de los que da detalles en su cuenta de Instagram.


El pasado 14 de octubre Tamara Gorro tomó la radical decisión de abandonar temporalmente las redes sociales para centrarse en su recuperación. La mujer de Ezequiel Garay, abatida, no se sentía con fuerzas para estar al pie del cañón como ‘influencer’ y daba prioridad a su salud. Por ello se ha puesto en manos de un terapeuta para tratar este periodo complicado.

Tras comenzar su tratamiento, la ‘instagrammer’ se ha dado cuenta de la importancia que tiene su labor en las redes sociales. Esto explica que haya abierto un canal de televisión en su perfil de Instagram llamado «Vuestro día en redes». En él piensa dar testimonio del proceso de recuperación que inició hace apenas unas semanas.

«Estoy en proceso para curarme»

«Tengo un problema de salud mental el cual estoy en proceso para curarme», ha arrancado diciendo en su cuenta oficial. «Yo puedo permitirme pagar la ayuda de un terapeuta. Pero hay gente que también se da cuenta de que tiene un problema ¿Y dónde está la ayuda si no tienen dinero? Es algo que no se puede pasar por alto. Yo ahora estoy enferma. Llamo a un médico y pago mis sesiones, pero el que no, se aguanta y continúa con la enfermedad que tenga«, destaca.

Instagram

«A la salud mental hay que darle muchísima más importancia», insiste. Durante su vídeo, cuenta incluso algunos de los efectos secundaros de la medicación que toma: «Se me traba la lengua».

Ofrece su ayuda en su cuenta de Instagram: «Aquí estoy»

En su post, Tamara Gorro recoge testimonios reales de personas que, al igual que ella, padecen de algún tipo de trastorno mental. «Volvemos con un toque diferente, de los propios protagonistas de las historias os muestran la angustia que están viviendo y lo que necesitan. Por supuesto se mantienen los mails que me enviáis. Y como siempre os digo: OS TENGO DE LA MANO y TODO lo que necesitéis AQUÍ ESTOY», recuerda. «Perdonad las horas de publicación, tardaba en exportar el vídeo y se me juntó con mi terapia, cita con la psiquiatra, ir a recoger a los niños y volver a casa», detalla.

Foto: Instagram

Tamara Gorro sabe lo afortunada que es por tener recursos suficientes para asumir su tratamiento. «Puedo pagarme una terapeuta, una psiquiatra, una medicación. Puedo pagarlo», ha explicado. Sabe que hay personas, muchas, que no tienen medios a su alcance para sanar en lo relativo a los dolencias de la mente. «Es algo a lo que hay que dar visibilidad. Necesitamos ayuda para levantarnos», ha contado. «A mucha gente que no los 50 euros de una sesión los necesita para vivir. Esa gente necesita ayuda pero no puede permitírselo».

Foto: Instagram

No cabe duda de que la actitud de Tamara Gorro es loable. Y es que a pesar de haber anunciado su ‘retirada’ temporal, ha sacado fuerzas para seguir adelante con su trabajo en las redes. Y, así, ayudar a quienes se encuentran en una situación similar a la suya.

«No me da vergüenza compartir lo que estoy compartiendo», dice Tamara Gorro

Hace unos días, la segoviana hablaba sin tapujos sobre los beneficios de recibir terapia. «Yo decía: ‘Tamara, joder, tienes todo para ser feliz, tía: trabajo, amigos, dinero… ¿Qué te pasa?», subrayaba. «Todas las piedras se han juntado y han hecho que te caigas. Por eso yo he encontrado el sentido, o mejor dicho, lo estoy encontrando con la ayuda de mi terapeuta y la psiquiatra… No me da ninguna vergüenza compartir lo que estoy compartiendo. Creo que todos estamos en momentos muy delicados, lo que pasa es que por desgracia algunos no se dan cuenta de que están mal y otros nos damos cuenta tarde», aseguraba.