La ‘influencer’ ha hecho un cambio en su despacho justo cuando está inmersa en al recuperación de su operación y ha mostrado el resultado.


Tamara Gorro sigue recuperándose en casa de la operación a la que tuvo que someterse para que le extirparan un quiste que terminó siendo un tumor benigno. Mientras lo hace, la ‘influencer’ ha ido retomando poco a poco sus compromisos profesionales. Eso sí, desde casa y con cuidado. Y es que en el hogar que comparte con su marido, Ezequiel Garay, y sus hijos, Shaila y Antonio, Tamara tiene un amplio despacho para cumplir con su agenda.

Estos días han servido no solo para descansar, también para hacer algunos cambios en casa. De hecho, ha confiado en su madre para que le haga un cambio en su despacho. Y es que la posición en la que estaba la mesa de escritorio hacía que cuando grababa vídeos para su familia virtual se viera a contraluz. Este ha sido el principal motivo que le ha llevado a hacer un cambio radical en el rincón que más pisa dentro de casa.

© Redes sociales.

Desde su despacho, Tamara compartía que estaba poco a poco retomando la normalidad, aunque con cuidado. Ha querido compartir con sus seguidores el resultado del cambio radical de su despacho, una decisión que ha tomado su madre, que es decoradora. «Estoy desayunando y ahora me voy a cambiar para trabajar duro, bueno, hasta donde pueda. ¿Veis algo diferente? Estoy en el mismo sitio pero en otra ubicación», empezaba diciendo.

«Le dije a mi madre, que es decoradora que se veía a contraluz, se ve feo. Ha llegado hoy y me lo ha cambiado todo», terminaba diciendo. Yo grababa antes desde otro sitio, pero ahora… mirad qué chulo ha quedado. Queda por colocar todos los cuadros que tengo de sentirme importante, que no lo soy, pero bueno, así me sube el autoestima», decía orgullosa del resultado.

Han sido unos momentos complicados, pero ha acabado bien

Tamara Gorro mantuvo durante unos días a sus seguidores en tensión después de que su marido, Ezequiel Garay, desvelara a través de las redes sociales que la ‘influencer’ había tenido que ser operada de urgencia. Tamara reapareció días después contando qué había ocurrido: habían tenido que extirparle un quiste después de que hace tan solo un mes, tuvo fuertes dolores el parte baja del abdomen, razón por la que acudió rápidamente al médico. «El doctor vio una pelotita que no debería estar ahí, pero me dijo que quizás con la menstruación se podría eliminar». Tras la operación, recibía el diagnóstico del tumor extirpado y ha recibido la mejor de las noticias: es un tumor benigno.

© Redes sociales.

Pues bien, unos días después, Tamara Gorro ha querido compartir una reflexión junto a unas imágenes en las que muestra, entre otras cosas, cómo tiene la barriga de hinchada después de la operación a la que se sometió hace ya varios días: «Voy a ser muy clara. Qué quiero transmitir con estas fotos? En la primera, la persona quiere disimular el hinchazón de su tripa, sintiéndose bonita. En la segunda, la persona muestra su hinchazón sin pudor, sintiéndose bonita», empezaba diciendo.

A pesar de las consecuencias de su operación, Tamara Gorro está feliz y así lo hace saber: «En la tercera, soy yo, Tamara Gorro. Una persona que siempre ha tenido un abdomen muy definido debido a mi pasión por el deporte y comida saludable. Yo me decanto por la segunda opción: mostrar sin pudor y aceptar lo que hay. Me acepto, me gusto, me valoro y me quiero».

Se adelanta a las críticas de esta manera

«Las dos opciones me parecen lícitas, cada uno elige cómo quiere verse. Pero aún eligiendo la primera, hay que tener en cuenta una cosa muy importante: La perfección no está en la medida y cuerpo perfecto. Está en lo mucho que uno se quiera y acepte. (A todo esto hay que añadirle, que cuando digo hinchazón, me refiero al pequeño cambio físico que cualquiera podamos tener en un momento determinado. Siendo consciente de que mi tripa hinchada sigue siendo plana. Lo he puesto como ejemplo)», aclara antes de que muchas personas se le puedan echar encima tras compartir esto en sus redes.