Imagen de varias firmas de ropa, después de haber probado suerte como diseñadora con marcas de prestigio internacional y también asociándose con unos amigos para lanzar su propia línea de ropa, Tamara Falcó, mantiene la prudencia en tiempos empresarialmente difíciles y aguarda vientos propicios para lanzarse a nuevos negocios, sin descuidar su agenda de trabajo, que mantiene repleta de compromisos.

Tamara-Falco madrina de una tienda

La cuarta hija de Isabel Preysler, tercera del marqués de Griñón, intenta abrirse camino en el mundo de la moda y los negocios.

Con su padre Carlos Falcó, marqués de Griñón, colabora Tamara en El Rincón, organizando eventos sociales y celebraciones de empresa en la finca, y también en la línea de productos agroalimentarios del aristócrata junto con su hermana mayor Sandra Falcó, fruto del primer matrimonio del marqués con Jeannine Girod.

Independizada desde hace un año en que se fue a vivir a un céntrico piso de Madrid, Tamara Falcó, está dispuesta a abrirse paso en el convulso panorama laboral poniendo todo su interés y esfuerzo para sacar adelante los proyectos que emprende y en los que sus apellidos y relaciones familiares funcionan como poderosos reclamos para abrir puertas… «y estoy muy agradecida, me reconozco muy afortunada y una privilegiada…pero luego esas puertas hay que mantenerlas abiertas y cruzar los dedos para que los resultados te acompañen», ha dicho la cuarta hija de Isabel Preysler.

Tamara-Falco-imagen de Jo Malone

Tamara es noticia por distintos motivos y sus avatares personales se convierten en titulares debido a su notable tirón mediático.

Además de estar en los medios por sus actividades publicitarias y sociales, Tamara también ha sorprendido a todos el pasado verano confesando que se había reencontrado con la fe, y estableciendo un firme compromiso de cumplir con los preceptos de su religión.

Desde entonces, cada día, sin excepción, acude a misa mostrando una gran devoción. Son frecuentes las fotos de Tamara Falcó con una indumentaria cuidada pero discreta y hasta modesta cuando asiste a los oficios religiosos. La glamourosa Tamara, cambia el cloutch por el misal y no falta su visita a la iglesia de Los Misioneros de la Sagrada Familia, que está muy próxima a su domicilio, bien sea por la mañana o por la tarde, conciliando sus deberes como fiel con la agenda profesional de una triunfadora.