Susanna Griso no ha tenido reparo alguno en reconocer que ha visto porno y confesar cómo fue la primera vez que tuvo contacto con el cine para adultos


Lorena Berdún ha vuelto a ‘Espejo público’ a revolucionar el plató con su sección centrada a romper tabúes sobre el sexo. Una cuestión peliaguda, porque el sexo suele ser un tema de conversación que se trata distendidamente en pequeños corrillos de confianza, pero que en público puede provocar situaciones embarazosas. Y sino que se lo pregunten a Susanna Griso, que cada vez que cuenta con Lorena Berdún como colaboradora acaba por hablar más de la cuenta y soltar píldoras que revolucionan las redes sociales. Así le ha vuelto a pasar una semana más y es que esta vez ha confesado cómo fue la primera vez que vio una película porno en su vida. Un tema que ha sido ampliamente comentado en las redes sociales con mucha gracia.

El tema en cuestión de esta semana no era en sí el cine para adultos. Lorena Berdún se sentaba esta vez en el plató de ‘Espejo Público’ para tratar de analizar el auge de las “manadas”, ese grupo de jóvenes que aprovechando que son multitud terminan por provocar agresiones sexuales en chicas, que poco o nada pueden hacer para evitar el ataque al verse solas e indefensas. La premisa es que algo está fallando en la sociedad y en la educación que los jóvenes están recibiendo, para entender que este tipo de agresiones sexuales sean entendidas como normales, cuando no lo son. Esta conversación ha derivado a la posible circunstancia de que el problema radique en que esta generación ha crecido sin unos referentes sanos respecto al sexo, viendo en el cine para adultos prácticas que se alejan de la normalidad y que no son entendidas como meras fantasías propias de la magia del cine.

Una vez entrado en materia y con este debate sobre la educación sexual sobre la mesa, se expuso la pregunta sobre cuándo comenzaron los colaboradores a consumir contenido pornográfico. Lorena Berdún fue la primera en responder y tenía una buena excusa para adelantase y restar importancia a una confesión que podría resultar embarazosa para algunos: “Yo trabajando, pero yo pertenezco también a otra generación”. Susanna Griso no tuvo reparos en desvelar que sus primeras experiencias con este tipo de cine para adultos fueron con “el Canal +, que además si no lo tenías de pago, lo que veías era como una nieve y asumías que eso era lo más parecido al porno que ibas a ver”, confesaba entre las risas de sus compañeros.

El problema de un niño con libre acceso a Internet

“No existe una buena educación sexual en la gente joven”, asegura la experta en cuestiones de sexo Lorena Berdún. En su opinión, los jóvenes ahora tienen acceso gracias a los teléfonos móviles a contenido pornográfico y no siempre se establecen límites por su edad, esto trae consecuencias nocivas en su percepción de las relaciones sexuales: “La iniciación al sexo ahora mismo es a los 11 años, iniciación, entiéndase, que es ver vídeos. Tenemos que ser superconscientes de lo peligrosísimos que es eso para los niños, porque un niño no tiene la mente desarrollada como para entender qué es la sexualidad y cómo se va a desarrollar”. Y es que el mayor riesgo que ve la experta sexóloga en el hecho de que los menores accedan al porno es que no logren entender que es ficción, que no se trata de una relación sexual normal, es decir, que no todo lo que en ello suceda es lo que todos hacen, por lo que se corre el riesgo de normalizar, entre otras cosas, el sexo en grupo, que puede dar lugar al surgimiento de las denominadas “manadas” de jóvenes que agreden a chicas para cumplir su fantasía.

Pero este problema del libre acceso de los jóvenes a internet y todo lo que en él existe, más allá del contenido sexual, puede desvirtuar la percepción de los menores sobre las relaciones humanas. Algo que ha detallado Lorena Berdún para mostrar su preocupación: “En televisión hay programas en los que conviven en una casa o programas en los que se conocen parejas. Aunque esos niños no vayan a accederse a ese programa en concreto, cuando les das un móvil, tienes memes, vídeos, resúmenes… Tienen comportamientos que ellos ven y dicen ‘ostras, pues así es como se relaciona una pareja’. Son comportamientos muy sexistas de tronistas, de chicas eligiendo a un chico, de chicos eligiendo a una chica”, exponía Berdún, que propone que los padres controlen en mayor medida a qué tienen acceso sus hijos pequeños, al menos hasta que entiendan que son lo suficientemente maduros como para saber asimilar lo que consumen.