El tenista ha salido a cenar con su mujer, Ana Boyer, y unos amigos, y ha tenido una reacción muy divertida cuando le han preguntado por su cuñado, Iñigo Onieva, al que asegura que ya conoció hace tiempo.


Fernando Verdasco y Ana Boyer han encontrado el momento perfecto para disfrutar de una cena con amigos en Madrid. A pesar de que pasan gran parte del tiempo centrados en su faceta como padres de dos hijos, Miguel y Mateo, o en sus respectivos compromisos profesionales, la pareja de jóvenes ha encontrado el momento perfecto para reunirse con algunos amigos y ponerse al día. 

Como no podía ser de otra manera, su plan ha estado animado con la presencia de prensa. Hacía mucho tiempo que no se les veía pasear su amor por las calles de la capital, por lo que ha sido una reaparición muy esperada. El primero en hablar ha sido Fernando Verdasco, que ha tenido una divertida y surrealista reacción cuando le han preguntado por Iñigo Onieva y Tamara Falcó

Después de varios encuentros en casa de Isabel Preysler, el tenista parece tener un buen concepto de su ya cuñado: «Lo conocí hace mucho, estamos todos bien. Le doy el aprobado como cuñado, claro que sí», ha empezado diciendo entre risas, como si no esperara la pregunta. No ha podido evitar las risas cuando le han preguntado por si él y Tamara Falcó se animan a convertirse en padres: «Eso pregúntaselo a ellos».

Fernando Verdasco tiene una reacción surrealista ante los medios

Vídeo: Europa Press.

Por su parte, Ana Boyer, a la que llevábamos tiempo sin ver, también ha querido hablar con la prensa, aunque ha sido mucho más concisa que su marido. En todo momento ha dicho que está todo bien, pero sin dar más detalles al respecto. Lo que sí hemos visto es que parece haberle hecho mucha gracia las preguntas del reportero, ya que no ha parado de reírse durante todo el rato que estuvieron esperando a que le llevaran su coche hasta el restaurante en el que cenaron.

Iñigo Onieva, totalmente integrado en la familia Preysler

Tamara Falcó y su chico acudieron unas semanas a la casa de Isabel Preysler para disfrutar de un domingo en familia. Iñigo parece estar ya más que integrado en la familia y por la imagen que compartieron en las redes sociales, se lleva ya muy bien no solo con la familia de su novia, también con amigos que acudieron a disfrutar de una comida en el hogar de la ‘socialité’.