Supervivientes 2019 ha comenzado y como no podía ser de otra manera, tengo los dardos preparados para hacer diana.


Cada semana, como ya os tengo acostumbradas analizaré los movimientos de nuestros famosos, de forma contundente y sin pelos en la lengua. Aviso a navegantes de que no me voy a casar con nadie, porque no soy ninguna pelota. Soy incorregible, ácida, incisiva y le pongo la guinda al pastel, sea de mi agrado o no. Todos los jueves en mi sección «Los dardos de Nagore»
Esta edición nos vamos a divertir, porque los concursantes son cuanto menos variopintos, y a muchos de ellos llevamos tiempo queriéndoles conocer en circunstancias extremas.

Por fin tenemos a Isabel Pantoja en un reality, a pesar de que ella afirmó que mi jefe no tenía dinero para pagarla. (espera, que me entra la tos). Por si eso fuera poco, también tenemos en Honduras a su exconfidente Chelo García Cortés (no confundir con Fray Perico y su borrico si la veis cubierta de barro).

Carlos Lozano y Isabel Pantoja

Como el universo Cantora es infinito, supone una fuente inagotable de personajes televisivos, así que a su bata de cola se agarran Omar, el ex de Chabelita, y Aneth, la amiga de esta; que por cierto se llevan a matar y para colmo están en el mismo grupo.
Espartaco Santoni no está en la isla, es el desfasado de Carlos Lozano, que como era de esperar ya ha tenido su primera bronca este domingo. Él es muy consciente de que por sí sólo no da contenido, necesita un enemigo a quien enfrentarse para ser el centro de la polémica. Pero no cualquiera le sirve, si se ensañara con un superviviente débil parecería un abusón, así que su victima ha de ser alguien con carácter y peso en el concurso, como es la Pantoja.

He de admitir que me gustó como Isabel le plantó cara a Carlos aunque estaré atenta durante los próximos días para observar como combina persona y personaje, puesto que hasta ahora todo el que le rodea acataba sus leyes en Cantora.

La pobre Chelo, en su intento por defender a la tonadillera dio manotazos al aire con poco tino pero con mucha gracia. A nadie le sorprendió que al follón se uniera la pesada de Mónica Hoyos, que si no es el centro de atención no vive tranquila.

Dakota

Completando el Equipo Pirata, y para darle alegría y salero, añadimos a las Azúcar Moreno, que de momento ni alegría ni salero, más bien un sopor que me muero.
Por otro lado lado tenemos a los habitantes de Playa Abandonada, que ni tienen comida ni tienen nada.

Oto y sus compañeros perdieron la prueba de localización, así que tendrán que apañárselas en las peores condiciones. En este grupo conviven los caracteres mas conflictivos, como lo son el del líder Oto, el de Dakota y el de Violeta.

Estas dos se enzarzaron en una pelea durante las nominaciones, y se soltaron perlitas como “berreas como una cabra” y “se mete en todo menos en la bañera, la tía tonta esta”. Tengo que reconocer que no me reía tanto con una discusión desde los tiempos del Yoyas. No empieza bien el concurso para Violeta, ha sido la nominada del grupo junto a Jonathan, el pan sin sal de la edición, a quien Oto nominó.

Albert, Supervivientes 2019

En este equipo está también Fabio, un tronista italiano que no deja de tontear con Violeta, y  está dispuesto a endulzarle el concurso, y amargárselo a su novio Julen, que lo observa todo entre lágrimas desde España.

La audiencia eligió como líder a Albert, que junto con sus compañeros ganó la Playa de los Señores con todo tipo de facilidades, incluída una barca con remo, fruta y hamacas. Sólo les falta el papel de doble capa en la letrina y la Thermomix.

A Colate le cuesta aceptar que no es el líder, y por eso recibió la nominación de Lidia, Aneth y Loly, esta última nominada por Albert muy a mi pesar.

Ante este panorama, sólo espero que Colate sea el primer expulsado de la edición que cobra mucho para lo poco que ofrece.

Y a vosotr@s, ¿a quién os gustaría ver fuera del concurso?