sting
Sting en la sala Bataclan

Sting ha vuelto a llenar la sala Bataclan de música y amor tras un año silenciada por el horror.«No les olvidaremos», proclamó el cantante tras salir al escenario y pedir un minuto de silencio por las víctimas para que después la magia de la música rompiese con la tragedia a golpe de los acordes de ‘Fragile’.

La mítica sala de conciertos parisina fue la protagonista hace un año de uno de los episodios más duros y dramáticos vividos en Europa de la mano del terrorismo yihadista. 130 personas murieron aquel fatídico 13 de noviembre de 2015.

La sala cerró y enmudeció hasta hoy.

Sting ofreció en Bataclan uno de los conciertos más simbólicos y cargados de emotividad que se haya celebrado en los últimos tiempos.

Bataclan volvió a vivir, a tener un corazón que latía. Dentro, la sala se convirtió en un santuario de la música, una ceremonia oficiada por un Sting que dedicó cada acorde a todas y cada una de las víctimas, personas que también eran recordadas con velas y flores en los alrededores de la sala.

bataclan-velas
Velas y flores en los alrededores de Bataclan

Las entradas para este inolvidable concierto de Sting fueron puestas a la venta una semana antes y se agotaron en pocos minutos, aunque muchos de los asistentes  fueron familiares de algunas de las víctimas de la tragedia así como supervivientes del atentado. La organización quiso invitarles para ofrecerles este homenaje.

«En la reapertura de Bataclan, tenemos dos importantes tareas que conciliar. Primero, recordar y homenajear a todos aquellos que perdieron su vida en el ataque hace un año, y segundo celebrar la vida y la música que representa esta histórica sala. Haciéndolo esperamos respetar la memoria así como el espíritu firmemente vivo de todos los que perecieron. No debemos olvidarles» ha proclamado Sting.

bataclan
Entrada a la sala Bataclan