La concursante está a pocas horas de saber si gana 'GH VIP' o no, pero antes de saberlo, recibirá la visita más especial, la de su amigo Kiko Hernández.


Mila Ximénez está a punto de vivir uno de los días más increíbles de su vida. Y es que quedan apenas unas horas para la gran final de ‘Gran Hermano VIP’, donde se encuentra como finalista la colaboradora de televisión, junto a Alba Carrillo y Adara. Aunque Mila ha pasado momentos muy difíciles en la casa de Guadalix, ha conseguido sobreponerse a todos ellos.

La colaboradora de ‘Sálvame’ vivió uno de los mejores días de su vida con la visita de su hija Alba, que le dio fuerzas para aguantar las dos semanas que quedaban de concurso. Ahora ya está a las puertas de llevarse el maletín de ‘GH VIP’. Pero antes de ganar o no la edición, Mila tendrá una visita muy especial. Y es que le visitará su gran amigo y compañero, Kiko Hernández.

Así lo anunciaba Paz Padilla: «Mila va a recibir una visita muy especial de alguien que aprecia mucho. Es una de las personas que más le ha ayudado para que entrara en el concurso, le dio consejos… Es alguien que a Mila le hará mucha ilusión recibir, y estoy segura de que llorará mucho», confesaba la presentadora de televisión.

«Mañana subo a la casa de Guadalix y me hace mucha ilusión. Me hace mucha ilusión que el último recuerdo que tenga en la casa sea agradable y positivo. Voy a intentar hacer lo posible para tranquilizarla y que se enfrente a la final y que la disfrute. Ya da igual, donde ha llegado ya…», comenzaba explicando.

«El maletín que ella se lleva es tan importante… ha dejado atrás los miedos, la vergüenza, el sentido del ridículo… se puede disfrazar de lo que le dé la gana. Ha estado con gente joven… Se ha puesto al frente como tercer finalista. Olé tú Mila, ojalá llegues muy lejos mañana», le dedicaba desde el plató de su programa.

No es la primera vez que Kiko Hernández se traslada a la casa de ‘GH VIP’ para visitar a su gran amiga. Ya estuvo con ella hace unas semanas, justo en el momento en el que se encontraba en su peor momento. El colaborador le trasladó todo su apoyo y le sirvió de mucho, ya que se terminó quedando en la casa.