Sonia Ferrer es todo un bellezón pero hasta a ella tiene que tener días en los que le cueste lucir buena cara. Precisamente en el caso de Sonia Ferrer, más que días podríamos afirmar que la pobre lleva unos meses complicados ante los que a cualquiera le costaría lucir un rostro impecable.

Antes de finalizar el año 2017, Sonia Ferrer se llevaba el susto de su vida al sufrir un atraco en el aparcamiento de un centro comercial. Ella misma narró lo ocurrido a través de redes sociales y en el programa en el que colaboraba, ‘Amigas y conocidas’, donde días después desveló las secuelas físicas que aún seguía teniendo.

Tras este susto, parecía que empezaba el año 2018 con buen pie, al estrenar programa en Telemadrid. pero una fatídica caída hizo que sus planes se complicaran. Sonia Ferrer se rompió la pierna izquierda y tuvo que permanecer cinco semanas con ella inmovilizada. Aún así no abandonó su puesto de trabajo, pero la incomodidad y las molestias fueron inevitables.

Cuando parecía que ya se había recuperado, la mala suerte volvió a cruzarse en su camino. Sonia Ferrer se cayó por las escaleras y tuvo que volver «a la casilla de salida», según ella misma escribió en redes sociales.

El truco de Sonia Ferrer

¿Quién podría tener buena cara antes estas circunstancias? Sonia Ferrer puede. A pesar de las adversidades, el rostro de la presentadora siempre ha lucido impecable, tanto en las fotografías que ella misma publica en su cuenta de Instagram como en la pequeña pantalla.

¿Cómo lo hace? Sonia tiene sus trucos, uno de ellos es uno al que no sólo recurre ella sino una gran mayoría de celebrities. Sonia Ferrer acude a ‘Arques Clinic’, un centro pionero en Marbella en un tipo de tratamiento para la piel que es uno de los más demandados por las mujeres más famosas del mundo.

El tratamiento en cuestión es el conocido como DERMAPEN. Los profesionales de la estética lo definen como «un lápiz que borra cicatrices y arrugas» mediante un cóctel de vitaminas, ácido hialurónico y otros complejos esenciales que nutren la piel desde el interior mediante pequeñas punciones.