Un año después de su ruptura con Rubén Martín, con quien estuvo casi diez años y que la apoyó durante el difícil trance de su enfermedad, Silvia Abascal sonríe de nuevo junto a un nuevo amor, un joven anónimo del que todavía poco se sabe. Es una mujer discreta, que prefiere no tocar estas cuestiones en público, pero a la pareja ya se la ha visto compartir románticos momentos en la playa.

Por otro lado, la actriz no para. Tras el ictus que sufrió en 2011, cuando se disponía a asistir a la gala de clausura del Festival de Málaga, Silvia ha tenido que pasar por un duro proceso de recuperación y rehabilitación. Su experiencia la escribió en el libro Todo un viaje, que le sirvió a la vez como terapia y transmisor de energía a otras personas con su problema. Afortunadamente, cuatro años después Silvia Abascal se encuentra de maravilla, y por eso ha retomado con fuerza su actividad profesional. 

Silvia Abascal

La actriz, de 36 años, cautivó con sus sutiles transparencias y se convirtió en una de las invitadas más guapas de la noche.

Acaba de rodar la película Francisco, recen por mí, junto al argentino Darío Grandinetti, que interpreta al actual Papa; también ha participado en Ma ma, de Julio Medem, con Penélope Cruz, y además se ha lanzado a la dirección con su primer cortometraje, No digas nada, protagonizado por Alexandra Jiménez y Carmelo Gómez, que se ha presentado en varios festivales, entre ellos en los de Valladolid y Leeds, y que le está dando muchas satisfacciones.  

Y el próximo junio recibirá el Premio Ciudad de Huesca, en el Festival Internacional de Cine, en reconocimiento a su carrera.

Silvia Abascal

Silvia Abascal lució con estilo y glamour su modelo de Stéphane Rolland.

Para Silvia Abascal, Málaga tiene un significado muy especial. Aquí fue donde sufrió el ictus, pero ella ha procurado sacar lo positivo de aquella dolorosa experiencia. El año pasado regresó a la alfombra roja del festival. Era la primera vez que volvía a este escenario y recibió un cariño impagable, como siempre. 

Quizás por eso, los responsables del certamen han contado con ella en esta edición para presentar la gala inaugural. Silvia brilló como una súper estrella en el teatro Cervantes, con un original mono con estratégicas transparencias de Stéphane Rolland, y una capa que hizo volar cual paloma blanca. ¡Felicidades!

Silvia Abascal

Silvia demostró muy buena química con su copresentador, Asier Etxeandia.