En las últimas semanas, Tamara Falcó ha vivido una auténtica montaña rusa de emociones tras su ruptura con Íñigo Onieva. Esta se produjo apenas 48 horas después de anunciar el compromiso de la pareja. Ahora la realidad es muy distinta para ellos. De la noche a la mañana han pasado de vivir juntos y de tener un proyecto de vida en común a hacer cada uno sus vidas. Mientras él ha preparado ya la mudanza del piso en el que vivían juntos, y ha sacado todos sus enseres para llevarlos al domicilio de su madre en La Moraleja, ella ha tomado un avión rumbo a Madrid tras viajar a México para participar en el Congreso Mundial de las Familias 2022. Allí ha hecho unas polémicas declaraciones sobre la sexualidad que han levantado ampollas entre miles de personas anónimas y también en el mundo de los famosos.  Jorge Javier Vázquez, sin ir más lejos, se ha mostrado muy crítico con sus palabras, considerándola «nociva para la sociedad» por fomentar el «discurso del odio» contra quienes no son heterosexuales. Ante este delicado panorama, la marquesa de Griñón ha regresado a nuestro país en el más absoluto de los mutismos. 

tamara-falco-destacada
Gtres.

La aristócrata, con 1,4 millones de seguidores en Instagram, se juega mucho tras sus palabras en el país azteca. «Ahora estamos viviendo un momento muy complicado para la humanidad. Hay tantos tipos distintos de sexualidades. Hay tantos sitios distintos donde se puede ejercer el mal», decía en el congreso católico. Sus opiniones sobre quienes tienen una sexualidad distinta a la heterosexual han sentado muy mal entre muchos sectores de la población. Y, del mismo modo que sus declaraciones públicas sobre la ruptura con Onieva fueron aplaudidas por la honestidad y la naturalidad que demostró en ellas, sus palabras en México han caído como un jarro de agua fría entre muchos de sus seguidores.

Tamara Falcó regresa a España tras sus incendiarias declaraciones sobre la libertad sexual

«Ayer tuve la suerte de asistir al XIV congreso mundial de las familias en México y ha sido un gusto coincidir con personas maravillosas como Juan Manuel Cotelo, Neal Harmon, y Eduardo Verástegui. Cada uno lleva adelante proyectos muy importantes para la humanidad, y he aprendido de cada uno de ellos que siempre se puede seguir luchando por un mundo mejor». Estas han sido las últimas manifestaciones públicas de Tamara Falcó en Instagram, su canal ‘oficial’ de noticias e informaciones diversas sobre su vida. Este post se publicó hace 24 horas. Desde entonces no hemos vuelto a saber nada de ella.

Tamara Falcó Pintauñas
Gtres

El silencio de la socialité no es casual. Tamara Falcó es plenamente consciente del revuelo que se ha levantado en nuestro país a raíz de sus opiniones sobre la diversidad de opciones sexuales. Estas podrían pasarle factura una vez que aterrice en España, así que ahora toca reflexionar y, quizás, dar un nuevo giro a la manera en la que se ha expresado ante el público desde que se destaparon las infidelidades de su expareja. En cuestión de horas ha pasado de ser mártir a adoptar una postura condenatoria con quienes no comparten su condición sexual, un gesto por el que ha sido vilipendiada para muchos.

La imagen pública de Tamara Falcó pende de un hilo, y ella lo sabe. En estas horas de premeditada pausa puede que planee reconducir su postura -así como los límites de su discurso- como personaje público, para seguir metiéndose en el bolsillo el afecto de los españoles. A su llegada veremos qué sucede: si se reafirma en lo dicho o si matiza sus palabras, por el bien de su futuro como influencer.