La pareja comenzó sus vacaciones el pasado 1 de julio, después de que Piqué jugara la final de la Copa Confederaciones el día anterior en Río de Janeiro. Allí estaban Shakira y el pequeño Milan acompañándole y los tres pusieron rumbo a Los Ángeles, donde pasaron los primeros días de descanso. Luego viajaron a Hawái para disfrutar de la playa y ahora han regresado de nuevo a la ciudad de California. Este está siendo un verano muy especial para la pareja, ya que es el primero que pasan como padres y todo está centrado en el pequeño Milan, de seis meses, aunque también sacan tiempo para sus escapadas románticas como ésta que hicieron a uno de los restaurantes más exclusivos de la ciudad. El descanso en tierras estadounidenses les impidió acudir hace unas semanas a la boda de Xavi Hernández, compañero del Fútbol Club Barcelona de Piqué.

cena Los Ängeles

La pareja dejó al pequeño Milan en el hotel para disfrutar de una romántica cena.

A principios de este mes Shakira se llevó una gran alegría porque ganó la primera batalla judicial a su ex, Antonio de la Rúa, el que fue su pareja durante diez años. Un tribunal de Ginebra falló a favor de la cantante colombiana en la demanda interpuesta por Antonio De la Rúa para tener acceso a una de cuenta bancaria de Shakira. .El juez ha ratificado que ella es la titular única de la cuenta, a pesar de que su ex pareja haya asegurado tener bienes derivados de los negocios de la artista, ya que el argentino sostenía haber establecido un contrato verbal con la cantante para seguir trabajando juntos tras la ruptura.  El juez de Ginebra dictaminó que la acción de De la Rúa carece de pruebas suficientes para establecer que las dos partes llegaron a un acuerdo profesional y que no hay ningún acuerdo por escrito. Sin embargo, la cantante tiene otros frentes judiciales abiertos con el hijo del expresidente argentino que están todavía por resolverse.

cena Los Ángeles

Shakira ha puesto a la venta la casa que tiene en Miami por 2,6 millones de euros.

Shakira quiere romper absolutamente con su pasado y centrarse en la nueva vida que vive en Barcelona junto a Pique y Milan. Por ello, ha decidido deshacerse del último recuerdo que tenía de su ex, Antonio de la Rúa y vender su casa en Miami por 2,6 millones de euros. Una propiedad, de 2000 metros cuadrados de parcela y 800 de vivienda,  y que fue donde cantante colombiana pasó gran parte de su noviazgo con de la Rúa. La casa tiene nueve baños, varios salones y un embarcadero privado y tiene como vecinos a Enrique Iglesias y Alejandro Sanz.

La cantante y el futbolista han asegurado que  no tienen planes de boda, a pesar de que se había rumoreado que el enlace se iba a celebrar este mismo verano y que ahora su prioridad es dedicarse a Milan, que ya se ha convertido en una estrella, casi tan popular como sus padres en las redes sociales, ya que tanto Shakira como Piqué cuelgan habitualmente en sus respectivos twitters fotos del pequeño.