Tras casi dos años de enfrentamiento, ayer la justicia se puso del lado de Belén Esteban reconociendo así que el que fuera su representante se quedó con un dinero que no le correspondía durante el tiempo que trabajaron juntos.

Aunque la de San Blas tenía más que clara su verdad, la presión mediática y la incertidumbre por lo que pudiera pasar ya le había pasado factura hace unos días, cuando tuvo que ausentarse de su programa por una baja laboral. Sin duda esta noticia ha sido la mejor que Belén podía recibir estos días.

Toño y Belén han sido pareja profesional durante nueve años

Por parte de Toño el resultado no ha sido el esperado. El que fuera manager de la colaboradora más famosa de España durante nueve años, no ha podido justificar las variaciones en las comisiones de los contratos, las firmas falsificadas y la ausencia de elevadas cantidades de dinero de las cuentas de Belén por lo que ha sido condenado a pagarle a la que llamase hermana, cerca de 600 mil euros entre costas y condena.

Esta cantidad, sumada a la que Toño ya entregó a Belén, ronda ya el millón de euros por lo que el disgusto y estado de shock inicial de Belén en el momento en el que se enteró de lo que ocurría es más que comprensible.

La relación entre ellos era tan íntima que Belén había incluido a Toño en su testamento

Aunque Toño ya ha avisado de que piensa recurrir, esta primera victoria supone un gran impulso para la copresentadora que, según se ha publicado, estaría planteando con su equipo de abogados emprender medidas legales esta vez por la vía penal.

Este proceso, que ya sería contra una persona concreta y no como hasta ahora contra la empresa, es un punto muy delicado para el tertuliano ya que de demostrarse las cosas de las que previsiblemente se le acusaría -usurpación de identidad y estafa- podría terminar condenado a una pena de cárcel.