En este caso el tema versaba sobre los ‘influencers’ aquellas figuras que son referentes en Internet y seguidos por miles de personas.

Durante su intervención Sara Carbonero reconoció que, pese al éxito de su blog, las redes sociales le daban «miedo» porque cualquier palabra u opinión que vierte un personaje público puede ser utilizado en su contra. Por eso Sara no tiene cuentas de Facebook ni Twitter y su Instagram lo tiene sin una sola foto. Sara dice que «no ha llegado el momento». La novia de Iker no parece muy fan de las redes sociales y llegó a decir que «es una herramienta peligrosa que mucha gente usa desde el anonimato para dfamar y amenazar».

sara1

La guapa periodista habló sobre su experiencia como bloguera y su reparo con las redes sociales

Sobre su blog, «Cuando nadie me ve» dice que se animó a hacerlo porque la revista Elle «la convenció» y lo hizo para que la gente la conociera un poco más. «Snetí miedo cuando publiqué el priumer post -dijo Sara- pero sobreviví cuando ya estaba inmersa en él y fui madre» dice la presentadora, cuyo post en el que compartió por primera vez una foto con su hijo tuvo más de 1400 mensajes.

Sara acudió a la cita con un nuevo corte de pelo; más recto y sin capas y con unos bonitos reflejos dorados. La presentadora dijo estar encantada con su hijo Martín, que ya andaba e interactuaba un montón y que se la caía la baba hablando de él, aunque no quería ser pesada.

sara3

Sara lucía un aspecto muy veraniego y estaba muy bronceada

Ayer supimos que Sara Carbonero está a punto de emprender una nueva aventura profesional con su compañera de Informativos Tele 5, Isabel Jiménez. Las dos se han hecho amigas inseparables desde hace tiempo y ahora ambas montarán una tienda on line en donde venderán varios tipos de productos, aún no se sabe exactamente qué venderán. La empresa, fundada el 17 de febrero pasado se llama Slow Love. En el registro tiene como objeto el comercio al por menor de todo tipo de productos. En la empresa participa también una tercera persona que no es conocida.  Las dos amigas parece que están llevando la creación de esta empresa con la discrección que las caracteriza.