El matrimonio ha vuelto al país vecino… Pero solo «por unos días». Han ido a resolver asuntos pendientes y reunirse con los amigos que tienen en la ciudad lusa.


Sara Carbonero e Iker Casillas han regresado a Oporto. Pero solo por unas horas. La pareja ha vuelto a la ciudad en la que han estado viviendo los últimos cinco años para resolver asuntos pendientes y reunirse con algunos de los numerosos amigos que han ganado durante su estancia en el país vecino.

La visita de la presentadora y el guardameta a Portugal se produce tras un verano de mudanza. Tras unas merecidas vacaciones estivales se han instalado en Madrid, donde el que fuera capitán del Real Madrid ha comprado un piso de 300 metros cuadrados en la zona del Parque del Oeste, en en el centro de la capital. En esta etapa en España, han optado por un estilo de vida urbanita (que también llevaban en Oporto) y han alquilado su exclusivo chalet de La Finca, en Pozuelo de Alarcón.

«De vuelta por unos días»

© ikercasillas

De este viaje corto a Oporto, el deportista y su mujer han compartido varias imágenes en sus respectivas cuentas de Instagram. «De vuelta por unos días… 👌#volveremospronto #felizlunes #nodatiempoaveratodoslosamigos», ha escrito Iker, junto a una bonita foto del río Duero.

Disfrutando de las vistas de la ciudad

© saracarbonero

 

Sara, por su parte, también ha compartido imágenes de su escapada deseando «bom dia» a sus seguidores y mostrando las preciosas vistas que se ven desde el hotel que han visitado estos días. Un exclusivo hotel de cinco estrellas ubicado en Vila Nova de Gaia, a solo 5 minutos a pie del centro de la ciudad, y con un restaurante de 2 estrellas Michelin en su interior.

Sara, que sigue unida al grupo de amigos que tiene en Oporto, compartía el pasado domingo varias instantáneas junto a Ana Carolina Teixeira y Filipa Cardoso, madres de los amigos de sus hijos, Martín y Lucas. Todos disfrutaron de un día de playa y se lo pasaron de maravilla. También tuvo tiempo de llevar a uno de sus pequeños al dentista, tal y como ha mostrado a través de Stories. No cabe duda de que aún hay muchos seres queridos que les atraen a esta ciudad que tanto aman, en la que han sido felices y en la que han superado el año más complicado de sus vidas. El 1 de mayo de 2019 Iker Casillas sufría un infarto de miocardio mientras entrenaba con su equipo. Tres semanas después a Sara la operaban tras serle diagnosticado un cáncer de ovario. Ahora, por suerte, ambos están recuperados y afrontan esta nueva vida en Madrid con enorme ilusión.