Acostumbrados a verla desfilar por las alfombras rojas de medio mundo de lo más glamurosa, o vestida informal en vaqueros y camiseta saliendo a pasear con su hijo Louis, en esta ocasión Sandra Bullock lucía un atuendo un poquito más especial. La actriz, de 49 años, se pintó la cara de muerta y se disfrazó de novia cadáver para llevar a su niño al cole a una fiesta de Halloween.

Simpáticos y terroríficos, Sandra y Louis recorrieron las calles de West Hollywood, formando una pareja de miedo. El niño estaba encantado, aunque al llegar al centro escolar enseguida se separó de su famosa mamá para juntarse con sus amiguitos, uno de ellos vestido de Batman, con lo que a la actriz se mezcló con el resto de las madres.

sandra bullock

La actriz besa con ternura a su hijo a su llegada al colegio, en West Hollywood.

Sandra adoptó a Louis, que en enero cumplirá cuatro años, a principios de 2010. Inició los trámites cuando aún estaba casada con Jesse James, pero la adopción se cumplimentó cuando la pareja ya se habia divorciado. La actriz dice que ser madre es lo que siempre había querido. De hecho, fuentes cercanas a ella afirman que está deseando adoptar otro hijo, que la solicitud ya está en marcha y que la actriz ha despejado su agenda profesional para el año que viene, confiando en la llegada de un nuevo miembro a su pequeña familia.

sandra bullock

Nada más llegar, Louis se juntó con su amiguito batman, formando una curiosa estampa.

La actriz disfruta ahora de un fantástico momento profesional, tras el éxito de su última película, Gravity, de Alfonso Cuarón, y en la que trabaja con George Clooney. La crítica dice que la cinta, que ya ha recaudado 123 millones de dólares en Estados Unidos, es el mejor trabajo de la pareja y que no sería de extrañar que ambos fuesen nominados al Oscar. Ella, por lo pronto, dice que lo importante es disfrutar del momento.

sandra bullock

Se dice que Sandra ya ha iniciado los trámites para adoptar a otro bebé.