Su amor nació en el set de rodaje de Cruce de caminos, y a partir de entonces Ryan Gosling y Eva Mendes iniciaron una relación marcada por la discreción y su escasa presencia mediática ante los focos. El actor canadiense, de 33 años, nunca ha sido muy amigo del faranduleo de Hollywood, mientras que la actriz de origen cubano, de 39, parece que se siente más inclinada a pisar las alfombras rojas. Este, precisamente, podría haber sido uno de los motivos de su ruptura.

Ryan Gosling, de hecho, anunció el año pasado que se retiraba temporalmente del cine, algo que alarmó sobremanera a sus muchísimas admiradoras. Él prefiere la vida sencilla y familiar y en más de una ocasión ha manifestado su interés en casarse y tener hijos. Otro punto de fricción, pues Eva nunca se ha sentido muy atraída por tener una vida convencional.

«No quiero tener hijos. Me encantan los bebés, son preciosos, pero me gusta más poder dormir y no estar preocupada por nada. Además, tampoco quiero casarme porque creo que el matrimonio es una cosa muy arcaica. Hoy en día no está entre mis planes», aseguró la artista. Y eso que hace unos días saltó la noticia de un posible embarazo, un hecho que, por ahora, parece desmentido.

Ryan-Gosling-Eva-Mendes

La pareja, de la mano por las calles de Nueva York.

Por último, una tercera causa ha salido a la palestra. La exnovia de Ryan, la también actriz Rachel McAdams, a quien conoció en la romántica El diario de Noah, y que en los últimos tiempos habría vuelto a aparecer en el círculo del actor. Los celos de Eva ante esta renacida amistad podrían haber tensado aún más la situación.

Sea como sea, Ryan Gosling y Eva Mendes tomaron la decisión de separarse las pasadas navidades. Algunas se alegrarán de que uno de los guapos oficiales de Hollywood vuelva a estar libre, y otros lamentarán el fin de una pareja ideal.