Rosario Mohedano, orgullosa de la mujer en la que se ha convertido

Rosario Mohedano, hija de Rosa Benito y Amador Mohedano, ha queridos lucir orgullosa los éxitos de su vida a pesar de las dificultades con las que se ha encontrado en el camino. Sabe que lo mal que lo ha pasado le ha hecho más fuerte y ser la mujer que ahora es

Rosario Mohedano está radiante. Así luce la hija de Rosa Benito y Amador Mohedano. Rosario, que en los últimos tiempos se ha enfrentado a diferentes polémicas relacionadas con su profesión y su vida personal, ha sacado pecho de sus logros y de todo lo que ha conseguido. La sobrina de la fallecida Rocío Jurado ha utilizado sus redes sociales para reflexionar sobre su situación actual. “No puedo estar más contenta de cada paso que he dado y me ha llevado a este momento.‬ ‪Estoy orgullosa de ser una mujer fuerte, gracias a eso, puedo disfrutar de todo lo que tengo y de todo lo que viene”, ha declarado la prima de Rocío Carrasco. 

Las polémicas a las que Rosario Mohedano la han situado en el foco de atención. Hace poco, supuestamante debido a la presencia de las cámaras de ‘Sálvame’ (su programa archienemigo), Rosario huyó de un concierto al que había acudido en torno al 10% del aforo. Algunos señalaron que la hija de Rosa Benito no quería ser relacionada con el fracaso y por eso decidió no presentarse al concierto.

Amador Mohedano, en un mal momento

Mientras sus padres se encuentra cada vez más distantes entre ellos tras su separación, Rosario mantiene una buena relación tanto con Amador como Rosa. Su padre se encuentra en un mal momento económico, debido a las deudas que acumula por su mala gestión que le han llevado al límite de perder la finca que heredó de Rocío Jurado, su hermana.

En lo profesional, Rosario continúa con su carrera artística, donde recopila algunas de las canciones más importantes de ‘la más grande’. Con su prima, Rocío Carrasco, mantuvo una relación cordial tras la ruptura de la familia. Aunque ninguna lo haya confirmado, la decisión de Rocío de no contar con Rosario para el musical ‘Punto de Partida’ podría haber supuesto un punto de inflexión en la buena relación de las primas.