Rosario Mohedano entiende que su padre, Amador Mohedano, debe librar el solo sus propias guerras, ahora abiertas contra Rocío Carrasco y el clan Campos


Amador Mohedano podría decirse que se siente cómodo en la polémica y es que no solo tiene frentes abiertos con su sobrina, Rocío Carrasco, y su marido, Fidel Albiac, sino con todas aquellas personas que se atrevan a defenderla públicamente. El exmarido de Rosa Benito no entiende cómo su sobrina puede vivir dándoles la espalda a sus hijos, así como tampoco comprende sus movimientos a la hora de gestionar la herencia de su hermana, Rocío Jurado, teniendo ahora serios problemas económicos. Es aquí donde entra el clan Campos, principales defensoras del honor de Rocío Carrasco y, por consiguiente, miembros del bando contrario a Amador Mohedano, contra las que ha cargado con dureza estos últimos días.

 

Curioso es el hecho de que tanto un bando como el otro trata de defender lo que consideran justo y lo hacen con uñas y dientes para salvar a sus seres queridos de la crítica opinión pública. Pero este no es el caso de Rosario Mohedano, que ha optado por dar la callada por respuesta cuando se le presenta la oportunidad por parte de ‘Europa Press’ de defender a su padre en plena batalla mediática. La cantante entiende que esas guerras las debe librar solo su padre, Amador Mohedano, más allá de que resulte victorioso o si pierde demasiado Campos y no se siente con las armas suficientes como para salvar a su padre de la polémica, por lo que opta por dejar que la tempestad pase sin hacer demasiado ruido. Vea el vídeo.