Rosa López y Chenoa, «un amor» que dura 15 años

La cantante posa junto al corpiño que llevó en Eurovisión: “Para mí tiene un valor sentimental. Es más, te voy a contar algo que nadie sabe».

Rosa López abría su vestidor y su corazón a nuestro compañero Aurelio Manzano para nuestra revista y en esa entrevista nos mostraba una de sus prendas favoritas: un vestido de gala color beige que utilizó en el concierto del reencuentro de ‘OT’, hace unos meses. Un traje que la cantante asociará, de ahora en adelante, a su compañera y amiga, Chenoa.

“Ese fue el vestido que utilicé para cantar ‘Sueña’ con Chenoa. ‘Sueña’ es una canción que me une a Laurita. Cuando la canté hace poco en el reencuentro estaba nerviosa y ella, como siempre, me fue tranquilizando con su mirada y sus gestos. Fue algo muy especial. Sentí lo mismo que cuando la canté con ella la primera vez, hace 15 años”, nos confiesa Rosa.

Ha desvelado que su madre le cosió algunos amuletos al corpiño para que le diera suerte.

Y es que la mallorquina siempre ha sido un apoyo no sólo para Rosa, sino con muchos de sus compañeros.

EL CORPIÑO DE EUROVISIÓN

El corpiño que Rosa usó en Eurovisión dio mucho de que hablar. Porque además de mostrar una Rosa muy sexy, tenía una historia que nunca antes se había contado: “Para mi tiene un valor sentimental. Es más, te voy a contar algo que nadie sabe: Días antes de ir a Eurovisión mi madre me cosió por dentro unas medallitas, y amuletos, para que me diera suerte. Aquello parecía una mercería”, recuerda Rosa.

En su armario, tiene un lugar especial el vestido de gala color beige que utilizó en el concierto del reencuentro de ‘OT’.