El malagueño ha revelado en ‘Sálvame’ que la excuñada de la cantante romper su matrimonio con el torero.


Una tarde más, Antonio David Flores se ha sometido a las preguntas de Kopérnica, el particular polígrafo de ‘Quiero dinero’. En el concurso de ‘Sálvame’, el malagueño ha realizado unas declaraciones que hacen alusión directa a Rosa Benito y al matrimonio de la que fuera su suegra, Rocío Jurado, con José Ortega Cano. 

Antonio David Flores ha negado que Rocío Jurado pillara a Ortega Cano en una infidelidad, pero Kopérnica, la máquina capaz de detectar las emociones humanas e identificarlas, dictaminaba que el andaluz no decía la verdad. El colaborador ha insistido en varias ocasiones que no hubo deslealtad alguna entre el diestro y la chipionera, ya que se querían de manera incondicional. Sin embargo sí lanzaba una afirmación que dejaba la puerta abierta a la posibilidad de que terceras personas quisieran interferir en la pareja. Según ha contado, había gente interesada en romper el matrimonio, «la cocina era el centro de operaciones”.

Rosa Benito «no hablaba bien» de Ortega Cano, según Antonio David

El de Badalona quiso saber quién estaba en esa «cocina» de la que hablaba Antonio David, así que le preguntó directamente si era Rosa Benito quien estaba detrás de estas “insidias”. La respuesta era un «sí». “¿Rosa era el áspid?”, preguntaba Vázquez, y el colaborador asentía. “¿Ella maquinaba desde la cocina? ¿Rosa Benito estaba detrás de esas maniobras para intentar que el matrimonio naufragase?, formulaba Jorge Javier Vázquez. Había más gente en esa cocina, gente que ya no está», respondía Flores.

Telecinco

«Rosa tenía muchas ganas… mucha intención de hacer daño a Ortega, no sé por qué». El presentador insistía: «¿Rosa quería que el matrimonio se rompiera?», a lo que el ex Guardia Civil contestaba: «Al menos no hablaba bien de él». 

«La primera etapa que viví de ellos, el noviazgo y después boda y la relación que tuvieron como matrimonio era una relación excelente. Se profesaban una adoración. Era una cosa de locura lo que Ortega quería a Rocío Jurado y Rocío Jurado a Ortega. Lo que no entiendo es por qué soltar cosas negativas de Ortega Cano, no sé por qué lo hacía», ha apuntado el colaborador.

Telecinco

Las declaraciones de Antonio David sobre Rosa Benito se producen un día después de que la colaboradora del ‘Fresh’ de ‘Ya es mediodía’ defendiera a su hija, Rosario Mohedano, en respuesta a las palabras de Antonio David Flores en su programa para ganar 5.000 euros. Se le preguntaba si había tenido ‘algo más’ con Chayo Mohedano, pero él negó que su relación fuera más allá de un vínculo familiar. «Chayo y yo nos hemos tenido mucho cariño pero nada más. En la época que yo estaba en la familia nos teníamos mucho cariño pero nada más», aclaraba.

La queja de Rosa Benito: ¡Que dejen tranquila a mi hija!

A la ex de Amador Mohedano no le ha hecho ninguna gracia que el nombre de su hija esté en boca de Antonio David, a quien ha pedido que deje de hablar de ella. «Antonio David, te pido que dejes ya a mi hija Rosario. Lleva 10 años casada, con tres niños y luchando mucho«. «Cuando él se casa mi hija tiene 15 años, es una niña.¡Que dejen tranquila a mi hija! ¡Que aparte las preguntas!», decía en el programa de Sonsoles Ónega.

Asimismo, Benito comentaba otra de las preguntas que le formularon al malagueño en ‘Quiero dinero’: «Con tanta relación que has tenido con Ortega Cano como Yerbabuena, Moraleja, Argentona… ¿qué haya salido la pregunta de Nueva York? ¿Qué raro no? Por dinero no vale todo».

«A mí lo de mi hija me parece muy sucio. Creo que Rosario lleva un tiempo apartada y luchando por lo que ama, que es la música», se lamentaba Rosa. «Que la dejen tranquila, que la aparten de todo ¡ya está bien! Si se pide respeto para cierta gente que se le tenga también respeto a quien no quiere entrar en esto«, reclamaba. «Saben las preguntas igual que en la máquina de la verdad… Estoy jodida. Yo por mi hija creo que hay que luchar y no permitir ciertas cosas, igual que él lucha por su hija o quiere apartar a sus hijos. Yo también estoy en mi derecho, y más mi hija que no tiene nada que ver con esto», zanjaba, indignada y sin ocultar su enfado.