Rocío Carrasco ha dado un paso atrás. La hija de Rocío Jurado se presentó en marzo ante la audiencia dispuesta a zanjar de una vez por todas la versión que ha reinado durante más de 20 años sobre su pasado con Antonio David Flores. Tiró de la manta y el público se sorprendió al descubrir lo que se ocultaba. Ha logrado dar un giro de 180 grados a la opinión pública y se ha convertido en la reina de los pasillos de Mediaset. Eso sí, su reinado parece haber sufrido un varapalo tras el triunfo de Olga Moreno, su archienemiga, en ‘Supervivientes’. También por la buena acogida que la entrevista de la actual mujer del ex guardia civil ha concedido para responderla punto por punto a las duras acusaciones vertidas en su docuserie, ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. Este jueves le tocaba a Rocío Carrasco de nuevo tomar la palabra, ordenar la verdad y sentenciar en el cruce de versiones con Olga. No obstante, sin previo aviso, sin ningún tipo de justificación y ante el estupor de la audiencia, Rocío ha dado la espantada en ‘Sálvame’ y se vuelve a imponer el silencio.

Rocío Carrasco fue anunciada como nuevo fichaje estrella de ‘Sálvame’ en calidad de defensora de la audiencia. Eso sí, tomaba el testigo de María Teresa Campos y Kiko Matamoros con una vertiente más feminista y social, al encargarse de dar voz a aquellas mujeres que han sufrido lo mismo que ella en el pasado y tender la mano a otros famosos a romper su silencio al respecto. Su día de trabajo era el miércoles, pero esta semana, ante la decisión de la cadena de programar la entrevista más esperada de Olga Moreno en el prime time del miércoles, se estimó oportuno aplazar la colaboración de Rocío Carrasco al día siguientes, el jueves. La expectación era máxima, pero algo hizo sospechar a todos de que se había impuesto el silencio desde el bando rosa -ahora se considera que Olga Moreno es el bando azul-. ‘Sálvame’ comenzó su emisión cebando lo que tendría en menú esa tarde y lo más destacado era el distanciamiento de Kiko Matamoros de su hija, Anita Matamoros, coincidiendo con el cumpleaños de la influencer. De Rocío Carrasco, ni rastro.

Telecinco

Las revelaciones de Olga Moreno, que puso contra las cuerdas algunos sucesos narrados por Rocío Carrasco y que ya se han aceptado como verdades absolutas por muchos, quedaron opacadas. En las cinco horas de programa que dura ‘Sálvame’ no hubo un hueco para analizar la versión de la mujer de Antonio David Flores. Tampoco se gastó un minuto para explicar por qué Rocío Carrasco no había acudido a su puesto de trabajo ni el miércoles, que es su día, ni tampoco el jueves, cuando se la esperaba por cuestiones estratégicas. Eso sí, dio tiempo para hacer una simple mención a Rociito, o más bien al color del que se ha apoderado para hacer más fuerte su mensaje, el rosa. Este fue el color elegido por Carlota Corredera para conducir el programa el día en el que Rocío estaba llamada a responder a Olga Moreno. Una elección de tono idéntico al traje que lucía su nueva mejor amiga en la docuserie que no ha pasado desapercibido en las redes sociales, como así ha sucedido también con el silencio de ‘Sálvame’ a la entrevista más esperada.