Risto Mejide la lía al saltarse un control y entrar en prisión

El presentador de 'Todo es mentira' ha sido criticado por haberse saltado el control de metales durante su visita a la cárcel.

Risto Mejide ni se imaginaba que su visita a la cárcel de Ledoners el pasado fin de semana iba a traer tanta polémica. El comunicador podía llegar a pensar que la entrevista que hizo allí al preso independentista, Raül Romeva, iba a ser comentada, pero finalmente el contenido de la misma ha sido lo que más se ha pasado por alto.

Y es que el presentador de ‘Todo es mentira’ ha sido criticado por haberse saltado el control de metales durante su visita a la cárcel. Además, entró en la sala donde se produjo el encuentro por un acceso por el que no entra nadie habitualmente, saltándose la cola que había de 35 personas.

El jefe de comunicaciones de la cárcel de Lledoners se ha mostrado muy enfadado tras este hecho y ha pedido su traslado, según publica El Mundo. Él mismo asegura que su comportamiento fue «improcedente» y ha descrito lo sucedido como un «favoritismo evidente que desprestigia de manera lamentable la buena imagen». Esto le ha llevado a pedir que le trasladen a otro puesto.

Este misma persona ha contado en el informe que ha hecho público todo lo ocurrido durante la mañana del sábado. La visita de Risto Mejide y sus dos acompañantes llegaron a las 9 de la mañana del sábado y se les asignó el locutorio 31: «Ninguna de estas personas está considerada autoridad ni visita institucional, por lo que no procede otra forma de entrada salvo la establecida de modo ordinario por cualquier visitante», explica.

Minutos después un funcionario se dirigió hasta la sala donde esperan los visitantes con el fin de llevarlos hasta el control de seguridad, pero vio que no había nadie. El jefe de visitas fue informado de que Risto Mejide y sus acompañantes habían entrado en compañía de la subdirectora de Tratamiento, obviando el control de seguridad sonde estaban esperando 35 personas.