Tras más de una semana sin aparecer en público, la convocatoria del posado oficial de verano en Marivent con la Familia Real tenía el máximo interés. Todos los ojos estaban puestos en Letizia, que reaparecía después de la muerte de su abuelo materno.

Seguramente la Reina no estaba en su mejor momento anímico, y eso se notó. Si tenemos que hablar de estilismo, que es lo que aquí nos ocupa, ciertamente fue más bien de perfil bajo.

Letizia

Y ahora, analizemos en detalle: Letizia se puso unos pantalones cargo con goma en el bajo de Boss Orange y una blusita blanca con bordados y jaretas de Flamenco. Y en los pies, unas abarcas (avarcas, veo que también escriben por allí), también llamadas menorquinas, de la firma Ría, una empresa con más de 60 años de historia, en tono verde militar, a juego con los pantalones. Sin duda, un guiño al espíritu balear en unos momentos en los que parece que se dudaba del amor royal por la hermosa isla.

Ambas prendas ya nos eran conocidas. Los cargo los lució el año pasado, precisamente también durante sus vacaciones en Mallorca, en concreto cuando los Reyes llevaron a sus hijas de visita a la finca Raixa, en la sierra de la Tramuntana. Y la blusa ya se la vimos en el verano de 2013, en otra excursión local…

Letizia verano
Letizia, en 2013, con la misma blusa de Flamenco; y a la izquierda, en 2014, con los mismos pantalones de Boss Orange. En ambas ocasiones, durante las vacaciones en Mallorca de la Familia Real.

La nota curiosa del día fue la coincidencia de la Reina y su hija menor, Sofía, en la blusa. No es la primera vez que se da esta circunstancia. ¿Qué ocurre? ¿Acaso la Infanta tiene en su madre a su musa de estilo? A su edad, toda mamá es nuestra heroína… Eso debe ser.

¿Recordáis que las dos también tienen unas manoletinas de rayas marineras de Pretty Ballerinas? La última vez que se las puso Letizia fue durante su viaje de cooperación a Honduras y El Salvador, el pasado mayo.

Letizia y Sofia
Madre e hija, totalmente cómplices en sus atuendos, y poniendo la nota tierna al posado.

En resumidas cuentas, la primera aparición de Letizia en su veraneo mallorquín nos ha sabido a poco. Un look quizás demasiado sencillo y de estar por casa, por mucho que la ídem la tuvieran detrás y quisieran dar esa tan ansiada sensación de austeridad. Tampoco podemos reseñar nada destacable en cuanto a peinado y maquillaje. Si acaso destacaremos un detalle sutil, pero importante, respecto a los complementos: los pendientes. Letizia estrenó unos originales pendientes dorados con forma de cuerno de Mango, que cuestan 9,90 euros.

Aparte de esto, seguro que habrá días mejores.

Letizia
Letizia, sentada, con su hija Leonor apoyada en el hombro, y sonriendo pese a la tristeza de los últimos días.