Raquel Bollo ha decidido desconectar del mundo durante unos días para descansar en las playas de Marbella. No estaba sola, sino que contaba con la mejor compañía, quien seguramente le ayudó a tomar la decisión que le ronda la cabeza durante estos días. Toda una oportunidad de ver su cuerpazo bajo el privilegiado sol de la costa malagueña


Raquel Bollo ha llevado la complicada situación del coronavirus confinada en casa, pero sin mayores problemas, porque ella siempre ha presumido de ser una persona hogareña y muy casera, que disfruta mucho de hacer vida familiar y rodearse de los suyos sin mayores lujos. Durante este tiempo, la que fuese colaboradora de ‘Sálvame’ ha aprovechado el tiempo para hacer prendas de punto para sus nietos e, incluso, realizar un curso de corte y confección, tal y como contó a SEMANA hace unos meses atrás.

Raquel luce tipazo en la playa

© Madphoto Press

Sin embargo, si hay algo que sí le ha pesado a Raquel Bollo durante la cuarentena, eso ha sido estar alejada durante tanto tiempo de la playa y es que, como buena andaluz, siente la imperiosa necesidad de sentir el sol en su piel y el agua del mar en sus pies para ser más feliz. Por ello, Raquel Bollo ha querido dar la bienvenida al verano viajando a la localidad malagueña de Marbella para disfrutar de unos días de descanso en la playa, como así muestra la revista SEMANA en unas fotografías a las que ha tenido acceso en exclusiva. Eso sí, no ha viajado sola y es que ha contado con la mejor de las compañías, la de su mejor amigo, el periodista Luis Rollán.

Diversión entre amigos en las playas de Marbella

© Madphoto Press

Juntos, Raquel Bollo y Luis Rollán han disfrutado de los primeros chapuzones en el mar y baños de sol de la temporada. Así, a pesar de que el agua aún estaba un poco fría, la colaboradora, que vestía un minibiquini en color rosa palo, no se lo pensó dos veces y se lanzó a zambullirse. Pero los dos amigos que, a su vez, forman parte del círculo más íntimo de Isabel Pantoja, también han aprovechado para ponerse al día de sus respectivas vidas y compartir anécdotas y confidencias. Charlas que, a buen seguro, para Raquel Bollo han resultado fundamentales, dado que se encuentra en pleno proceso de maduración de una decisión que le está costando mucho tomar.

© Madphoto Press

Raquel Bollo se marchó de ‘Sálvame’ muy cabreada ante lo que consideró una traición por parte de sus compañeros. La revelación de que su hija Alma estaba embarazada le pilló por sorpresa, no porque no lo supiese, sino porque el programa no le había comunicado que iban a dar la noticia en directo. Se enfadó, pero todo se quedó ahí. Sin embargo, días después se repitió la misma escena con la noticia de que su hijo Manuel también estaba esperando su primer hijo. Entonces, Raquel Bollo estalló, abandonó el plató y no volvió a aparecer. Nunca dijo que su salida era definitiva, pero tampoco habló de un regreso.

Quizá este tiempo para ella, instantes de relax en la playa, sean decisivos para decantarse por una u otra opción. Volver a ‘Sálvame’ es una posibilidad, pero su negocio de joyas va viento en popa y sus interacciones en las redes sociales también le granjean buenos y jugosos beneficios. Mientras medita si regresar a los platós o seguir disfrutando como hasta ahora de los suyos, Raquel Bollo tuesta su cuerpazo al sol en muy buena compañía. Y es que no hay nada mejor que irse de vacaciones con tu mejor amigo, dejando la rutina a un lado y dando tan solo permiso a entrar al buen rollo.