Danna Paola es actriz, modelo y cantante, lleva triunfando desde que era una niña en México y ahora hace ruido en España, donde ya ha pisado con fuerza. Descubre sus secretos y algunas curiosidades sobre su vida y aspiraciones futuras


Danna Paola ha dado el salto a la popularidad en nuestro país gracias a su participación en la serie ‘Élite’ de Netflix. Esta fue su catapulta en España, pero la sombra de su carrera lleva mucho siendo alargada, especialmente en México, su país natal. Y es que si aquí la conocemos en su faceta como actriz, al otro lado del charco destaca más si cabe en su vertiente como cantante. A sus 25 años, Danna Paola es actriz, cantante y modelo. Recorre el mundo llevando su música a cada vez más rincones, especialmente ahora que ha decidido aparcar la interpretación por centrar todos sus esfuerzos en la música, dejando huérfanos a los amantes de la serie de Netflix.

Danna Paola nació el 23 de junio de 1995 en Ciudad de México en el seno de una familia con fuerte arraigo artístico. De hecho, el padre de la joven fue integrante de dos populares grupos musicales mexicanos, por lo que desde bien pequeña sintió predilección por este mundillo. Comenzó sus pinitos en la interpretación en un programa infantil de televisión, para después participar en series como la telenovela ‘María Belén’, que le valió dos premios a actriz revelación infantil. Después, con 6 años, comenzó a interesarse por la música, grabando su primer álbum, ‘Mi globo azul’. El primero de muchos.

Danna Paola se ha posicionado como todo un icono en México. Su extensa carrera en la televisión, en la música y en el modelaje le han hecho ser una embajadora de excepción del talento patrio, el cual se traduce en las redes sociales en 30 millones de seguidores.  Pero lejos de creer que uno conoce bien a Danna Paola pese a llevar toda la vida frente a las cámaras, lo cierto es que la joven puede sorprender aún mucho. Rescatamos de una entrevista concedida a ‘People’ curiosidades sobre ella y que te ayudarán a conocerla mejor, de manera más íntima y sin confundir su personalidad con la de los papeles que interpreta.