Toño Sanchís se ha convertido en el protagonista del día. Eran muchos los ojos que estaban puestos en él, pues este jueves debía abandonar la que ha sido su casa durante los últimos años después de que su exrepresentada, Belén Esteban, la adquiriera en subasta pública. Y así ha sido sido. No obstante, el estado de la vivienda no ha sido el esperado, pues estaba «repleto de suciedad y desperfectos», tal y como ha revelado la revista SEMANA en exclusiva. A pesar de que el mánager ha dejado la propiedad con semblante muy serio y sin querer dar declaraciones, horas más tarde sí se ha pronunciado a través de sus redes sociales. Unas palabras que han generado mucho revuelo y sobre las que sus seguidores se han pronunciado.

«Cuando una puerta se cierra, otra se abre», ha escrito en su cuenta de Twitter. Un refrán que en esta ocasión le venía como anillo al dedo y que ha acompañado de dos hashtag que explican cómo se siente en estos momentos. «La vida sigue» y «gracias» son sus otras declaraciones, aunque quizás no han tenido la repercusión que él esperaba. Y es que han sido muchos los usuarios que han respondido a este comentario y la mayoría son en señal de apoyo a la colaboradora.

Toño Sanchís

Por el momento, se desconoce el lugar en el que Toño y su familia han decidido afincarse después de este mal trago. Y es que el representante no ha sido visto ni con maletas ni haciendo la mudanza de todos sus muebles y enseres personales, pues cuando ha sido fotografiado a primera hora de la mañana tan solo portaba un pequeño neceser que, según se ha dicho, podría ser un estuche fotográfico con el que podría haber realizado algunas instantáneas de la que ha sido su residencia.