La colaboradora de ‘Sálvame’, rota de dolor, confiesa su dolor tras el fallecimiento de la matriarca del clan Pantoja: «Nos has dejado muy vacíos, pero muy llenos de ti».


La muerte de doña Ana Martín, madre de Isabel Pantoja, ha sido un durísimo varapalo para la cantante y para toda su familia. Pero si hay una persona a quien su fallecimiento ha afectado de manera más profunda es, sin duda alguna, a Anabel Pantoja. La sevillana, que tiene fijada su boda con Omar Sánchez este fin de semana, ha visto su sueño de celebrar su ceremonia trastocado por tan dolorosa pérdida.

Vídeo: Europa Press.

Nada más enterarse de la noticia, la colaboradora de ‘Sálvame’ se movilizaba para abandonar la isla de La Graciosa, donde tenía planeado su enlace, para dirigirse en una carrera contrarreloj a Cádiz y acompañar a su tía y sus familiares en Cantora. No lo ha hecho sola. La acompañaron sus primos, Kiko RiveraChabelita Pantoja. Tras celebrarse un cónclave familiar que se prolongó hasta altas horas de la madrugada, Anabel por fin ha encontrado fuerzas para dedicar unas emotivas palabras en memoria de su querida abuela.

«Gracias por darme tantos momentos que jamás olvidaré»

«Gracias por dejarme ser tu nieta, por formar parte de la historia de tu vida y por darme tantos momentos que nunca jamás olvidaré», arranca diciendo en un emotivo post que ha publicado en su perfil de Instagram.

«Ahora más que nunca conmigo, después de 35 años me visto de blanco, sé que estarás ahí y viendo si me queda bien o como estoy peiná te siento! Nos has dejado muy vacíos, pero muy llenos de ti. Tu gorda que te adora, para siempre 🖤», concluye en las líneas con las que rinde homenaje a su abuela.

Instagram

Anabel Pantoja ha tardado 24 horas en pronunciarse tras enterarse del fallecimiento de doña Ana. Las últimas horas han sido un verdadero carrusel de emociones y ha sido este jueves, cuando por fin regresa a La Graciosa para retomar los preparativos de su fiesta nupcial, en los que ha encontrado un momento para compartir con sus seguidores el profundo dolor que siente.

Al igual que sus primos Kiko y Chabelita, la colaboradora de ‘Sálvame’ estaba muy unida a su abuela. Su figura, que suponía un verdadero pilar para la familia Pantoja, era el bastión en el que todos se apoyaban. Un referente que marcaba siempre la dirección a seguir para los suyos. Ahora que no está con ellos, los miembros del clan se enfrentan a una delicada situación, pues la fractura entre ellos es enorme. Puede que el emotivo reencuentro del miércoles entre la cantante y sus hijos sirva para establecer las bases de una nueva etapa en la que decidan de una vez dejar atrás las viejas rencillas y las batallas mediáticas para volver a disfrutar del amor que se siguen profesando.