Kiko Rivera volverá muy pronto a Cantora y lo hará acompañado de su mujer y sus dos hijas, Ana y Carlota.


Desde que se desatara la guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja, el conflicto familiar ha tenido unos daños colaterales que han afectado, indudablemente, a Irene Rosales. Si en el pasado ambas tenían una buena relación, la sevillana se ha alejado por completo de su suegra a quien lleva más de un año sin ver. Ya se ha desvelado la fecha de este esperado reencuentro. Será la próxima semana y tendrá como escenario Cantora. 

Gtres

Kiko Rivera volverá a la finca ubicada en la localidad gaditana de Medina-Sidonia tras su última visita con motivo del fallecimiento de su abuela, doña Ana Martín. El DJ prometió entonces a su progenitora que regresaría con sus hijas, Ana y Carlota, y así lo hará. Según han confirmado en ‘Sálvame’ será la próxima semana cuando el hijo de la tonadillera vuelva a pisar Cantora. Un segundo encuentro en el que tratarán temas aún por resolver. No solo eso, también llevará a las nietas de la artista y a su mujer.

Una esperada cita que hará que Isabel Pantoja e Irene Rosales se vean de nuevo las caras. Hace más de un año que no están juntas y durante este tiempo han sucedido muchas cosas. En el centro del huracán, la sevillana optó por apartarse de su puesto como colaboradora de ‘Viva la vida’. Una meditada decisión que tomaba el pasado mes de julio después de vivir un tiempo muy complicado repleto de conflictos familiares. «Es un cúmulo de todo lo que llevo desde hace un año y medio hasta ahora, que he pasado por muchas situaciones. He estado prácticamente un año de hospitales con mis padres con un resultado horrible, pero es que seguidamente ha pasado todo el conflicto familiar de Kiko», afirmaba durante su despedida.

Kiko Rivera Irene Rosales
Redes sociales

El clan Pantoja vivió un punto de inflexión con el fallecimiento de doña Ana. Una noticia que pillaba a Kiko Rivera en la isla La Graciosa por la boda de su prima Anabel Pantoja con Omar Sánchez. El DJ no dudó en regresar a Cantora, el hogar en el que su abuela había vivido los últimos años de su vida, para reencontrarse con su progenitora en un momento muy difícil para ella. Se trataba del primer paso de una esperada reconciliación tras meses de duros y mediáticos enfrentamientos que arrancaron con la emisión de ‘Cantora, la herencia envenenada’.

La determinación de Kiko 

Cansado de conflictos, Kiko Rivera decidía hace tan solo semana hacer borrón y cuenta nueva. Eliminaba todas sus publicaciones de Instagram a excepción de una relacionada con su faceta profesional. También explicaba a sus seguidores que no iba a volver a entrar en temas personales. «Familia hoy habéis visto mis últimas palabras dando explicaciones. No volveré a hablar del tema. Voy a seguir mi camino y seguir mi verdad. Porque la verdad solo tiene un camino», señalaba en redes.