Carlo Costanzia vivió un episodio con la policía después de que esta se presenciara en su casa tras encontrase con una joven desorientada


Hace un par de semanas, una pareja de policías caminaba por una calle de Madrid cuando observaron a una joven en actitud extraña. Se acercaron a ella y notaron que estaba desorientada y le costaba responder a las preguntas. De nacionalidad brasileña, durante el interrogatorio policial para conocer qué le había ocurrido, solo recordaba la dirección de una persona con la que acababa de estar en su casa. Los agentes decidieron acercarla en el coche policial hasta el domicilio que la joven había revelado para ayudar a la joven.

Una pareja de policías se presencian en casa del hijo de Mar Flores

El amigo en cuestión, que se encontraba en el domicilio, resultó ser Carlo Costanzia Flores, el hijo mayor de la modelo y empresaria Mar Flores, que al ver a la policía acudiendo a su casa se llevó un gran susto. El joven la reconoció y habló con la pareja de policías confirmando que la conocía y que habían estado juntos poco antes en su domicilio y que posteriormente ella se había marchado de casa.

A pesar de que la declaración de Carlo Costanzia encajaba perfectamente con las respuestas que anteriormente había dado la joven brasileña a la policía, estos decidieron llevar a la joven a un centro de salud para descartar que su desorientación se debiera a motivos más graves. Pasado un tiempo la joven de identidad desconocida recupera la normalidad y se pone punto final a un episodio quedando en poco más que una anécdota. Ahora, Carlo Constanzia niega tajantemente los hechos.

Instagram

Carlo Costanzia sigue preparándose para convertirse en actor

Carlo Constanzia Flores, el hijo mayor de la modelo vive actualmente en Madrid donde está haciendo pinitos en la música y cine. Ha participado en la serie de Antena 3 ‘Toy Boy’, que aunque no contó con el favor del público le hizo ganar muchísimos seguidores. De hecho, en su perfil de Instagram donde es muy activo acumula cerca de 800.000 seguidores.

A sus veintiocho años, Carlo vive en Madrid y se prepara para ser un buen actor, siempre unido a sus padres. A los cinco años tuvo que vivir la traumática crisis de divorcio que continuó presente durante la adolescencia. Hay que recordar que Mar y Carlo se disputaron durante años la guarda y custodia del hijo en común, hasta que con doce años fue su padre, Carlo Costanzia de Castiglioni quien consiguió que un juez le diera la razón y el adolescente se mudó a vivir Milán con su padre, mientras su madre rehacía su vida al lado de Javier Merino, una etapa difícil complicada porque tuvo que dejar a su madre y amigos en la ciudad a la que ha regresado siendo una persona adulta.

El joven, al regresar a Madrid, empezó trabajando como camarero

A pesar de ser hijo de dos personas muy populares y en teoría con posibles, cuando decidió volver a Madrid su primer trabajo fue de camarero, al contrario que otros hijos de, Carlo nunca se aprovechó de la fama de su madre y empezó desde abajo a buscarse la vida. Mantiene con ambos una relación estrecha, pero con su independencia económica cumpliendo sus sueños como actor y cantante evitando participar en programas concurso como hicieron sus primos, Diego y Laura Matamoros.