Hay un problema en las inmediaciones de la casa de Kiko Rivera e Irene Rosales que podría haber adelantar la mudanza a su nueva casa.


Irene Rosales y Kiko Rivera han encontrado el momento perfecto para mudarse de casa. Actualmente residen en una casita en Castilleja de la Cuesta, Sevilla, muy conocida por tener un constante ir y venir de reporteros. La familia siempre está en el foco de la noticia, por lo que es habitual que se encuentren medios de comunicación en las inmediaciones de su actual casa. Esto no solo hace que la estancia en la vivienda sea desagradable para ellos, también para sus vecinos.

Pues bien, mientras están en búsqueda de un nuevo hogar, hay algo que podría provocar el adelanto de esta decisión. Y es que hay una plaga de mosquitos justo por la zona en la que residen Irene Rosales y Kiko Rivera. El hecho de que la colaboradora de ‘Viva la vida’ aproveche las tardes para ir al parque con sus hijas, Ana y Carlota, le ha llevado a descubrir lo incómodo que hacen estos insectos sus ratitos de diversión en el exterior.

«Dios mío la plaga que hay de mosquitos… Madre mía. Increíble. ¡Madre mía, madre mía!», grita Irene Rosales en el vídeo que ha compartido y en el que muestra cómo hay una plaga de mosquitos en el parque al que acude cada día con sus hijas. Este problema podría estar suponiendo un problema para el matrimonio, ya que no pueden hacer con normalidad los planes que hacen cada día.

Irene comparte el problema que tienen en las inmediaciones de casa

Vídeo: Instagram.

El matrimonio ha tomado la decisión de mudarse de casa. Por el momento, están a la búsqueda de un nuevo hogar que se adecúe a sus necesidades. «Yo me he dado cuenta que tengo que cambiar un poquito», señalaba la colaboradora durante su intervención en ‘Viva la vida’. Reconocía que vive a pie de calle y que esta realidad está suponiendo ciertas complicaciones en su día a día. No solo por la presencia continua de la prensa, también por los seguidores que visitan su casa en la localidad sevillana de Castilleja de la Cuesta.

Así que han determinado que desean cambiar de hogar, pero aún no han encontrado una residencia que cumpla con sus exigencias. «Buscamos una casa que tenga 4 o 5 habitaciones», señalaba Irene. Recordaba que el matrimonio tiene dos hijas, Ana y Carlota, y el DJ tiene un niño, Francisco, fruto de una relación anterior con Jessica Bueno, por tanto, desean tener espacio suficiente para todos. La nueva casa también tendrá que disponer de un despacho en el que Kiko pueda desarrollar su labor profesional.

Han recibido cartas amenazantes en su casa

© Redes sociales.

Irene Rosales y Kiko Rivera llevan un tiempo viviendo una situación muy complicada por culpa de unas cartas anónimas que le llegan a su domicilio familiar. La pareja está recibiendo cartas anónimas en su domicilio de Castilleja de la Cuesta donde lo más bonito que le dicen es «sois malas personas«, tal y como ha revelado la colaboradora de televisión.

Harta de vivir esta situación, la colaboradora decidió denunciar públicamente la situación que está viviendo que asegura que se acerca ya al «acoso». «Os dije que denunciarais una cuenta porque recibo insultos, de vez en cuando me nombran a mis padres y ahí es cuando no puedo más, pero lo que nunca os he contado es que recibo en casa cartas, como tres o cuatro cartas a la semana, de gente desconocida donde lo más bonito es que somos unas malas personas. Imaginaros todo lo demás», explicó Irene Rosales visiblemente enfadada por la situación que tiene que estar viviendo en su propia casa.