Pippa Middleton y James Matthews, marido y mujer

Los acontecimientos hoy han sido vertiginosos en la boda de Pippa Middleton, pues es tal su popularidad en el Reino Unido que la cobertura mediática ha estado casi a la altura de una boda real.

La hermana de Kate Middleton, de 33 años, ha posado a la salida de la iglesia con su ya marido, James Matthews, un multimillonario de 41 años, a quien ha besado para que los medios pudiéramos inmortalizar este momento.

Efectivamente, Giles Deacon, el diseñador del vestido de Pippa Middleton ha acertado, pues ha conseguido un equilibrio perfecto, entre un clasicismo como requería la ocasión y una ‘modestia’ en comparación con una boda real.

Pippa, que había llegado con su padre, Michael Middleton, en un Jaguar Mark V, se marchó ya como mujer casada del brazo de su marido, que no podía ocultar su felicidad.

Ha sido un día inolvidable para todos ellos.

8Radiantes

radiantes

El financiero, de 41 años, y su flamante mujer, de 33, la viva imagen de la felicidad.

7Sellado con un beso

sellado-con-un-beso

James y Pippa se besan para los fotógrafos. Una imagen que ya ha pasado a la historia.

6Saludando

saludando

James Matthews, ya flamante marido de Pippa Middleotn, saluda a los medios y a los curiosos que se acercaron a las inmediaciones del templo.

5Duelo de glamour

duelo-de-glamour

Al igual que sucediera en la boda de Kate Middleton con el príncipe Guillermo, hoy hemos vvido un auténtico duelo de glamour entre ambas hermanas.

4‘Rodeados’

rodeados

James y Pippa, rodeados de los pajes y las damitas de honor, quienes también vivieron su gran día.

3Harry, sin novia

harry-sin-novia

El príncipe Harry ha sido protagonista, porque todo el mundo daba por hecho que iba a estar acompaañdo por su novia, Meghan, pero finalmente no ha sido así.

2El príncipe Guillermo

el-principe-guillermo

El príncipe Guillermo, conversando con James Middleton, en un día muy feliz para toda la familia.

1Foto de familia

foto-de-familia

Pippa y Jammes posan con su familia a la salida del templo, tras la emotiva ceremonia.