Todo empezó porque Jorge Javier estaba criticando en antena la fiesta de El Toro de la Vega de Tordesillas, y dijo que jamás volvería a votar a un partido -el PSOE- que permitía una fiesta como esa. El secretario general del PSOE que se encontraba en esos momentos en una reunión recibió el soplo por un colaborador de lo que se hablaba en el programa y decidió llamar al teléfono del colaborador en uno de los descansos del programa. Lo hizo a su móvil personal y sin  que su voz se oyera en antena.

El director de Sálvame avisó a Jorge Javier de que el político quería hablar con él. «Dale, yo estoy aquí preparado», dijo Jorge Javier

«¿Os vais a comprometer a presentar un ley para que no se produzcan este tipo de espectáculos y para acabar con el maltrato animal?», preguntó el presentador. «Tienes que entender que los que somos votantes de un partido, yo voto siempre PSOE, nos sentimos muy ofendidos cuando los alcaldes defienden este tipo de celebraciones. No queremos participar en un partido así» le dijo Jorge al Pedro Sánchez.

Y el secretario General le dice a Jorge Javier: «Nunca me vas a ver en una corrida de toros», algo que el presentador repite para que se oiga en antena, ya que la voz de Pedro Sánchez no se podía oír en directo.

Después de las explicaciones de Sánchez, Jorge Javier parece convencido: «si tú me dices que ese es tu compromiso (eliminar ese tipo de fiestas), yo te devuelvo mi voto».

Ya por la noche, Sánchez acudió a El Hormiguero de Pablo Motos, donde estuvo hablando de muchos temas con su presentador. Sánchez contó en la entrevista que estuvo aproximadamente cinco meses en el paro hace unos años y que le «repatea que cuando echas un currículum ninguna empresa te responda».

pesdro3

Sánchez y Pablo Motos con Trancas y Barrancas

pedro4

El líder del PSOE se atrevió a hacer unos pases de baloncesto con Pablo Motos

pedro1

Cuando Pablo Motos le dijo que le llamaban «Pedro el guapo», el Secretario General del PSOE le dijo «Eso es porque no te han visto a ti».

Sánchez , vestido de manera informal, con camisa blanca por fuera y unos chinos, se atrevió incluso a hacer unos pases de baloncesto con el presentador.