Pocos pueden presumir de ser propietarios de un trozo de Historia, pero ahora Marta Ortega sí puede contar con este privilegio, tras hacerse con un pazo en A Coruña, a tan solo 10 minutos del propio pazo que su padre, Amancio Ortega, posee en dicha provincia. Se trata del pazo de Aián, una edificación levantada en el siglo XVI a modo de palacio rural típico gallego y que tradicionalmente se ha relacionado con la nobleza, dado el estatus de poder social que se desprende de su posesión, lo que los convierte en todo un objeto de deseo para aquellas fortunas que desean invertir en Historia, más allá del valor económico en sí de la misma edificación.

Quizá la intención de Marta Ortega a la hora de pagar los 3 millones de euros que ha desembolsado para convertirse en nueva dueña del pazo de Aián no sea hacer alarde de su privilegiada posición social, al ser la futura heredera del imperio textil de Inditex. Parece más oportuno su deseo de tener una segunda residencia cercana a la de su padre y dado que para ella esta millonaria cuantía no supone un problema mayor a su economía, no ha dudado en dejarse seducir por esta propiedad. Una villa de 16.000 metros cuadrados que incluye tres edificios distintos, además de su correspondiente capilla.

Marta Ortega sustituta presidenta Inditex
Foto: Gtres

El nuevo pazo del clan Ortega encierra mucha historia entre sus muros y es que fue levantado en el siglo XVI, hasta que a principios del siglo XX cayó en manos de Amalia Torres Sanjurjo, que aprovechó la capilla para contraer matrimonio con Pedro Barrié de la Maza, primer conde de Fenosa. Esta unión no tuvo descendencia y la propiedad pasó a manos de la sobrina de ella, Amalia Fariña Torres, que lo disfrutó en vida y lo legó a su hija tras su muerte. Es esta última quien ha decidido ponerlo a la venta y deshacerse de este pedazo de historia de Galicia y también de su familia, llamando la atención de Marta Ortega, que ha pagado por ser su nueva dueña un montante de 3 millones de euros. Veamos foto a foto cómo es el pazo de Aián: