Paz Padilla ha hecho un alto en sus vacaciones para visitar a alguien muy especial. Tal y como te mostramos en SEMANA, la empresaria ha acudido al cementerio de Zahara de los Atunes (Cádiz) en el que reposa su marido, Antonio Vidal. Dos años después de su muerte sigue acudiendo allí para visitar el camposanto, donde además también está enterrada su madre Lola, a quien ella adoraba por encima de todo. En el interior de nuestra revista te mostramos fotografías de cómo estaba la presentadora al abandonar el cementerio, eso sí, no fue sola, sino con un acompañante, cuya identidad te damos en el interior de nuestras páginas.

Foto: SEMANA
Foto: SEMANA

Si bien es cierto que Paz Padilla vuelve a estar ilusionada y cree de nuevo en el amor gracias al fotógrafo Fran Medina, eso no quita que recuerde con un inmenso cariño a Antonio. Su relación fue fantástica hasta que una terrible enfermedad separó sus caminos, siendo dos años más tarde cuando se ha hecho público que la humorista ha rehecho su vida. SEMANA publicó en exclusiva las primeras imágenes de ambos mientras se fundían en apasionados besos en la playa, una relación que demuestra que Paz Padilla ha comenzado una nueva vida.

El trayecto hasta ahora no ha sido fácil, aunque la cómica siempre se ha refugiado en el humor. Lo quiso materializar en el libro ‘El humor de mi vida’, un proyecto en el que relató el durísimo proceso que vivió junto a su marido durante su enfermedad y que poco después llevó a los teatros. No se encerró en sí misma y a ella eso le ayudó a hacer menos dolorosa una etapa que a muchos les hubiera parado su vida en seco. Aunque no es lo único que ha ocupado la mente de Paz. La gaditana también se ha refugiado en la empresa de ropa que tiene con su hija, Anna Ferrer, ampliando vías de negocio como una caravana por toda España en la que ambas han visitado diferentes mercadillos.

SEMANA.
SEMANA.

Paz Padilla ha llevado con absoluta discreción su relación con Fran Medina, tanto que su historia de amor comenzó en septiembre del pasado año, pero no ha salido a la luz hasta 10 meses después. Ahora los dos están felices, aunque eso no quita que necesite visitar al que fue su gran amor, Antonio Vidal, de vez en cuando. Le sigue teniendo presente y jamás ha renegado de todo lo bonito que sintió junto a él: «Cada día lo echo de menos. Cada día pienso en él, cada día me levanto y le doy las gracias. Yo eso lo voy a sentir así siempre». Por ello, cuando acude a visitarle no puede evitar que se le vengan muchísimos recuerdos a la cabeza y con ello una mezcla de emociones difíciles de digerir. No te pierdas las últimas fotos de Paz Padilla en SEMANA.