Paula Vázquez ha querido seguir el ejemplo de Dani Martín, confesando que ella también sufre los estragos de la rosácea. Su caso es más extremo que el del cantante


Dani Martín ha vuelto a romper su silencio para hablar de su enfermedad cutánea, la rosácea, la cual le provoca el enrojecimiento de la piel, de los vasos sanguíneos y unos brotes de granos que plagan su rostro durante semanas o meses. Este testimonio ha animado a la presentadora Paula Vázquez a confesar que ella también sufre los estragos de esta afección. Lo ha hecho compartiendo una foto con sus seguidores en la que muestra cómo esta enfermedad hace mella en su rostro cuando sufre un brote. Algo que ha causado sensación entre sus seguidores.

Así ha contado Dani Martín sus problemas con la rosácea

Dani Martín decidió confesarse este martes a través de su Instagram: “Se llama rosácea lo que tengo, sí, no, no estoy enfermo, de la cabeza un poco, mi piel es así. ¡Así es caballero! ¿El hígado? ¡Bien muy bien! ¿Los riñones? Genial señora. ¿Y los suyos? Pues ya estamos, todos bien. Venga feliz día. Vaya por delante que me la suda tener esto y que no es importante, solo son granos y vienen y van. También vaya por delante mi ironía con sentido del humor en el discurso. ¡Viva la rosácea! Pueden llamarme Dani Pig”, escribía el cantante, molesto por los constantes mensajes de sus seguidores preguntándole qué le sucede en la cara.

Paula Vázquez lleva muletas y son las más fashion que podrás ver

Para apoyar el mensaje de Dani Martín, Paula Vázquez ha contado su propia experiencia con la rosácea: “Se llama rosácea lo que tengo en la piel. Sumándome a la iniciativa de Dani Martín. Quizá encontremos un remedio. Para él no es ningún inconveniente. Sin embargo, a mí sí que me molesta. Aunque aprendo a vivir con ella. La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que afecta solo al rostro, en especial a las mejillas, la frente, la barbilla, la nariz y los ojos. Es como tener acné, pero a partir de los 40 años, en mi caso. Nunca antes había tenido granitos. Hace dos años me lo diagnosticaron. Para entonces tenía un brote muy importante. La cara inflamada, roja, dolía, una especie de picazón y, de repente, los ojos rojos, secos y duelen mucho. Hasta marea”, explicaba Paula Vázquez, para que sus seguidores entiendan mejor su calvario.

Paula Vázquez entra en quirófano y se enfrenta ahora a lo más duro

Paula Vázquez prosigue su relato en Instagram: “Está relacionado con el estrés. Yo solo consigo bajarlo relajándome, baños de espuma, paseos, música y a veces ni eso. Suele comenzar en los mofletes, se quedan rojos como las de un borrachito (por cierto, imposible beber alcohol teniendo rosácea). A mí un tinto de verano me destroza la cara. También el sol, los cambios de temperatura. Olvídate de entrar en una sauna. ¿Y tú tienes rosácea? ¿Nos aconsejas algún tratamiento si te ha funcionado? Por cierto, ahora mismo no lo tengo. Las fotos son de hace unos meses. Ella es así, va y viene”.