Paula Echevarría y David Bustamante, fans de Daniella en la función de teatro del colegio

«¡¡¡Qué emoción!!! ¡¡¡¡Ha salido todo genial!!! ¡¡¡Qué vivan los niñ@s!!!», escribía David Bustamante en su Twitter tras haber visto a Daniella y al resto de su colegio en el festival navideño que ha organizado el centro escolar. Estos días, como otros muchos niños de su edad, Daniella ha dejado aparcados libros y deberes para ensayar y poder subirse al escenario con garantías de éxito… Algo casi asegurado teniendo en cuenta los antecedentes familiares de la pequeña artista y el apoyo de sus famosos papás que tanto en música, David Bustamante, como en interpretación, Paula Echevarría, han sido unos coaches de lo más eficientes.

Toda la confianza de la pareja estaba puesta en las aptitudes y la entrega de Daniella, a juzgar por las palabras de su entusiasmado padre cuando anunciaba en un tuit: «Hoy actúa mi niña en la función de Navidad… ¡Eso si que es una pedazo de artista!», escribió David Bustamante justo antes de salir en dirección al colegio junto a Paula Echevarría.

Del colegio salió el trío de artistas para dar comienzo a las vacaciones de Navidad, y disfrutar del pistoletazo de salida de un tiempo feliz tan propicio a la ilusión infantil, en el que Daniella será nuevamente el centro de la familia.
Presumiendo de estilo, en cualquier día del año y en toda ocasión que se presente, Paula Echevarría cuidó la elección de look para ese día de función escolar y vistió un vaquero pitillo con botines marrones, abrigo azul marino a juego con su gorra y una camisa de cuadros. Por su parte, David Bustamante desafiaba al frío sin bufanda y su camiseta de escote.
Como no podía ser de otro modo, la pequeña Daniella, la estrella del día, siguiendo los pasos de su famosa su madre, se nos mostró como toda una it-girl infantil, con leotardos y gorro de lana granates y abrigo, bufanda y bailarinas en camel.

Daniella y-Paula Echevarría a la salida del colegio de la niña

Paula Echevarría, de 35 años, que acaba de ser elegida la mujer más elegante de 2012, es el espejo en el que se mira Daniella, de cuatro.