El Padre Apeles se ha reinventado y ha cambiado de profesión. Te contamos todos los datos sobre el giro que ha dado su trabajo.


Cuando el Padre Apeles aparecía en ‘Crónicas Marcianas’ pocos pensaban que décadas después su vida daría un giro tan radical. Tertuliano que no tenía pelos en la lengua y que era incapaz de incendiar un plató, triunfó gracias este espacio en prime time, sin embargo, cuando terminó se tuvo que reinventar como muchos compañeros de profesión. No obstante, pocos imaginaban el trabajo que le esperaba años después. Lleva mucho tiempo alejado de la crónica social y ha sido precisamente en su ausencia televisiva cuando se ha unido a El Ejército, donde ha sido ascendido a capitán. Así lo demuestra una publicación del Ministerio de Defensa donde se cuenta cuál es su nueva profesión: capitán reservista de la Subdelegación de Defensa de Tenerife, según el Boletín Oficial del Estado.

Redes sociales

Colaborador en diferentes programas e incluso concursante de reality, el Padre Apeles ya nada tiene que ver con el mundo del espectáculo.  Aunque este ascenso se ha producido de forma automática, lo cierto es que es un motivo que celebrar para él. José-Apeles Santolaria de Puey y Cruells, nombre real del Padre Apeles, fue el cura más polémico de la década de los 90, pero tras cumplir el servicio militar, quedó como reservista voluntario del Ejército de Tierra. Este cambio profesional le lleva a que tiene que estar disponible en subdelegación de Tenerife, una promoción que ha sorprendido a muchos en redes sociales y es que no todo el mundo conocía a qué se dedicaba actualmente uno de los sacerdotes más polémicos de la televisión.

Ese medio, según él, le costó una depresión. La tele no le ayudó a cumplir sus sueños y pasó del cielo a los infiernos en cuestión de segundos, tal y como él mismo llegó a confesar en una entrevista concedida a ‘Sábado Deluxe‘. Se vio desbordado por la situación hasta tal punto que «tenía ganas de morirse». «No tenía ganas de vivir. Tomaba muchos somníferos. Iba andando y me torcía mucho los pies. Llegó un momento en que solo tomaba las pastillas. Un amigo médico me inyectaba cortisona… Fue entonces cuando decidí ir al hospital«, aseguró hace algún tiempo. Estas palabras se vieron reforzadas cuando tiempo después explicó la situación económica que atravesaba: «Caído en la ruina con mi propio esfuerzo, me gasté todo el dinero de la televisión en viajes y libros», dijo. Fue el pasado año cuando el Padre Apeles reapareció en televisión y el programa elegido para hacerlo fue ‘La isla de las tentaciones’. En enero de 2020 su rostro volvió a hacerse viral y fueron muchos los que se preguntaron qué había sido de él en todo este tiempo, cuestión que ya tiene respuesta.

Gtres

Anteriormente había estado en Bolonia, donde al parecer trabajaba como director de un archivo histórico. «Paso la mayor parte de mi tiempo entre pergaminos y libros», dijo en ‘Viva la vida’, siendo supuestamente un año más tarde cuando adquirió un piso en Roma. Analizados todos sus pasos profesionales, lo que está más que claro es que su vida no ha dejado de dar vueltas desde que saltara a la palestra mediática.