Olga Moreno está completamente rota. Ha sido incapaz de esconderlo en la despedida de su madre, Rosa Obrero, quien ha sido enterrada dos días después de su muerte. Escondida en una gorra y abrazada de sus seres queridos, la sevillana ha reaparecido ante las cámaras. Las imágenes hablan por sí solas.