Nuria Bermúdez está viviendo una de las etapas más complicadas de su vida. Acaba de anunciar a través de sus redes sociales la noticia más dura. Y es que ha querido compartir con todos sus seguidores que tiene un tumor maligno de 4 centímetros. Ha abierto su corazón para explicar cómo vivió el proceso previo al que le dijeran que era algo que había que retirar, porque era maligno.

«Buenos días 😉 Quiero compartir con vosotros esto, porque hay veces que ciertas cosas pueden pasar desapercibidas o parecen estar en orden… y no ser así. Desde que tengo uso de razón he tenido una manchita en el cuerpo, una de esas “señas de identidad”. Cuando he acudido a distintos dermatólogos, siempre obtuve la misma respuesta: nada, no es nada, “una mancha tipo cicatriz que en cualquier momento puedes quitarte”. Hace unos años – a finales de 2019 – acudí a otra dermatóloga con la intención de quitármela. Me hizo una biopsia en su consulta. Tras unos días de “simple molestia” resultó ser una mancha sin importancia», ha empezado diciendo sobre las incursiones que ha hecho a lo largo de unos años.

Siguió viviendo con esa manchita hasta que se dio cuenta de que había crecido: «Pasaron las navidades y llegó el confinamiento (marzo 2020). Como tampoco era algo que se me viera, salvo foto de la zona, algo que no crecía (ni cuando aumenté 30 kilos en mi embarazo en 2007) y demás… ahí se quedó. Haciéndome una foto a finales de 2021 debido una intervención a la que debía someterme (por salud), mirándome al espejo descubro que en este último año la mancha ha aumentado 2-3 veces su tamaño y que allá por dónde va creciendo, va comiendo la dermis», ha continuado diciendo.

Y llegó el momento en el que descubrió lo que tenía: «Acudí entonces al Hospital HM de Torrelodones, donde se me practica una biopsia en quirófano. Resultó que tengo un Dermatofibrosarcoma protuberans, un raro tipo de tumor maligno de 4 cm. Por suerte y gracias a la implicación, profesionalidad y cariño de la Doctora Elena Ruiz que, desde un primer momento, y ante el pálpito de tener frente a sus ojos un caso que en 24 años de carrera sólo había visto 10 veces (las dos últimas la misma semana), actuó con la rapidez necesaria para extirpar el tumor. Ahora sólo tengo una cicatriz que me recuerda una batalla más».

Y anima a todos a acudir a revisiones para ver qué tipo de manchitas o lunares tenemos en el cuerpo: «Lo que quiero deciros con esto es que, ante manchas o lunares que podáis tener en el cuerpo, no os relajéis… incluso si una prueba (como la biopsia que me hicieron en 2019) os dice que no es un tema importante. Que acudáis nuevamente y no dejéis de revisaros porque puede derivar en algo que necesite una pronta actuación. Agradecidísima a @hmhospitales Torrelodones y al gran equipo Profesional y Humano dirigido por el doctor @carlos_mascias por el trato y cariño de cada uno de ellos en cada paso que daba. GRACIAS!!!!.

¿Qué le ocurrió a Nuria Bermúdez con Rocío Carrasco?

En uno de los episodios de ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, Rocío Carrasco habló sobre el terror que vivió cuando Emilio Rodríguez Menéndez se convirtió en el abogado de Antonio David Flores. Rociíto contó un episodio en el que nombró a Nuria Bermúdez. Según la hija de Rocío Jurado, la que fuera modelo la llamó por teléfono para ofrecerle una información con el fin de buscar una foto y hacer más daño a Rocío y a Fidel Albiac. En el comunicado al que tuvo acceso SEMANA, Nuria Bermúdez acusa a Rocío de que su relato era «absolutamente falso» puesto que Doña Nuria Bermúdez no conoce, ni ha tratado jamás con la Sra. Carrasco, ni personal ni telefónicamente. Dichas acusaciones atentan contra el derecho de honor de mi representada por lo que emprenderé las acciones legales necesarias contra Rocío Carrasco para la salvaguarda de los derechos de mi patrocinada».