Alma Cortés Bollo ha cambiado su estrategia en cuanto a su actividad en redes sociales, algo que no ha copiado de su madre, Raquel Bollo, que cada vez comparte menos aspectos de su vida privada en dichas plataformas.


Alma Cortés Bollo es una de las hijas de famosos que poco a poco han ido abriéndose camino en el mundo de las redes sociales. Aún así, la hija de Raquel Bollo ha preferido seguir con su carrera de Derecho adelante, algo que compagina no solo con sus labores como ‘influencer’, también con su faceta como madre primeriza y con todo lo que eso conlleva.

Cuando cumplió la mayoría de edad parecía tener claro que iba a permanecer en un segundo plano, pero lo cierto es que ha ido cambiando la estrategia con el paso de los meses. Esto es algo que no ha copiado de su madre, que al contrario que su hija, desde que decidió dejar su profesión de colaboradora de ‘Sálvame’, Raquel Bollo ha optado por no mostrar muchos aspectos de su nueva vida en su Instagram.

A diferencia de lo que hacía antes, la sevillana ahora comparte imágenes de sus looks, sus compromisos publicitarios y algunas de sus aficiones, pero todo muy medido. Su decisión de estar cada vez menos activa parece no haber jugado en su contra por el momento, ya que cuenta con más de 543.000 seguidores en la exitosa red social.

Raquel ha optado por bajar el número de sus publicaciones en redes

© Redes sociales.

Volviendo a su hija Alma, esta parece tener ahora una estrategia nueva entre sus planes en lo que se refiere a redes sociales. Y es que ha optado por subir el número de publicaciones a Instagram, pasando de pocas a actualizaciones más frecuentes. Para empezar, ha dado un giro de 180 grados a la cantidad de fotos que sube a su perfil y ahora se decanta por compartir con sus seguidores una instantánea cada día. Entre ellas ha incluido en los últimos días hasta un sorteo, una fórmula recurrente de los ‘influencers’ más conociodos para captar más seguidores.

Cuenta cada vez más detalles de su vida privada

Otra de las cosas que hemos visto diferente en su actividad en Instagram ha sido que incluye cada día más Stories en los que cuenta cómo es su día a día. Hace apenas unas horas nos sorprendía compartiendo las sensaciones que tuvo tras dejar a su hija Jimena por primera vez en la escuela infantil.

«Me estáis preguntado por mis sensaciones… Y la verdad es que no sé si comentarlo porque habrá gente que me dirá que qué insensible, qué mala madre… Pero es que es verdad que yo estoy acostumbrada a dejar a Jimena con familiares, ya sea mi madre, mi abuela, su padre… con quien sea, porque ya sabéis que estudio», empezaba explicando hace unos días en sus Stories sobre un tema relacionado con su hija. Esto es algo que no hacía antes. «Antes las clases eran presenciales. Por este motivo, estoy acostumbrada a tener que dejarla e irme a hacer mis cosas sin ella. En ese aspecto no me ha dado pena ni mucho menos. Sí me ha dado pena  en el aspecto que la he visto súper mayor y que está muy grande, y que no quiero que crezca más», explicaba Alma Cortés en sus redes sociales tras dejar a su hija en la guardería por primera vez.

© Redes sociales.

Desde hace apenas unas semanas, nos ha dejado ver algunos rincones de la casa nueva a la que se ha mudado. Y no ha dudado en compartir a través de vídeos explicativos todas las gestiones que ha hecho o que hace a lo largo de los días. Todo esto compaginado con sus clases presenciales o sus horas de estudio para seguir cumpliendo con su obligación como estudiante de Derecho.

Es una de las ‘influencers’ elegidas por marcas para publicitar sus productos

Y esta actividad cada vez más intensa la empieza ya a notar en cuanto a acuerdos publicitarios que hace con ciertas marcas. En principio está recibiendo cada vez más paquetes en su casa, lo que hace que muestre a sus seguidores algunas de las prendas o productos que le llegan. Además, ya es imagen de algunas campañas de publicidad en la que también están involucrados otros rostros conocidos en las redes sociales. Entre ellos, las conocidos tés de una firma conocida que también muestran en sus perfiles personas conocidas como Anita Matamoros o Gema López.

En definitiva, un cambio de estrategia con la que espera no solo aumentar el número de seguidores en Instagram, sino que le permita negociar campañas de publicidad en las que ella sea imagen, y así conseguir un dinero extra. Eso sí, todo esto compaginado siempre con sus estudios universitarios, que tal y como ella misma ha asegurado en alguna ocasión, van viento en popa.