Alba Carrillo y Santi Burgoa apostaron por una noche de lujo en un hotel de la capital, donde celebraron por todo lo alto el 37 cumpleaños del periodista.


No todo el mundo creía que la relación de Alba Carrillo y Santi Burgoa iba a funcionar. Ella, de hecho, expresó sus miedos cuando participaba en ‘GH VIP‘, pues no sabía si el periodista la iba a esperar cuando saliera de la casa. Sin embargo, el tiempo ha demostrado que lo suyo marcha de maravilla y que no hay nada que sea capaz de derribar su sólida historia de amor. Tras más de dos años juntos, esta semana han celebrado por todo lo alto el cumpleaños de Santi, quien acaba de cumplir 37 primaveras junto a la modelo. A pesar de que en Madrid hay grandes restricciones, la pareja se buscó las mañas para celebrarlo por todo lo alto en un hotel de lujo en el que vivieron, a buen seguro, una noche de pasión.

Después de que Alba le felicitara en directo este lunes en pleno debate de ‘La isla de las tentaciones’, la joven se incorporó al día siguiente a sus labores en el fresh de ‘Ya es mediodía’. Fue después del programa cuando Santi recogió a su chica y se dirigieron a un exclusivo alojamiento, llamado Hotel Urso, en el que pretendían pasar desapercibidos. Entraron por separado, según ha revelado ‘Jaleos’, y se decantaron por una habitación Doble Deluxe, la cual cuenta con un cuarto de baño de mármol con bañera y ducha que se caracteriza por un diseño y sofisticación que supera las expectativas de los clientes más exigentes.

Estaban en el pulmón de la capital, pero eso era lo de menos. Como si de una burbuja se tratara, Alba Carrillo y Santi Burgoa pagaron más de 300 euros por el alojamiento y un desayuno completo, dos ingredientes que convertirían esta cita en una muy especial. Aunque no dieron pistas en sus redes sociales sobre este momento tan íntimo, este hotel cuenta con un spa con sauna tradicional y un gimnasio que quién sabe si también incluyeron en su día. Un día después abandonaron el hotel, esta vez desde el parking tras haber vivido una noche inolvidable en un lugar de ensueño. Situado en una zona muy exclusiva de Madrid, el hotel que eligieron es un edificio histórico construido en 1915 y reformado hace poco más de siete años.

Allí se olvidaron del caos y se centraron en esa ilusión que Alba repite sentir gracias a él. Así lo prueba que el día del cumpleaños de Santi Burgoa, la maniquí compartiera dos fotografías de ambos y escribiera un escueto, pero romántico texto con el que evidenciaba todo lo que sentía por él. «Felicidades al hombre más especial que conozco. Te quiero», escribió. Están muy enamorados y todo entre ellos parece ir como ya dicen viento en popa y a toda vela.