Que me perdone Chenoa por emplear la palabra ‘triunfitos’, que no es peyorativa, en mi caso, ni falta de profesionalidad, sino para simplificar el espíritu que se ha recuperado 15 años después con un éxito espectacular.

Las cantantes Geno Machado , Natalia Rodríguez, Gisela, Chenoa, Rosa López , Verónica Romero , Mireia Montávez , Javian y Manu Tenorio durante la presentación del programa " OT. El reencuentro " Madrid 06/10/16
Con los documentales de ‘Operación Triunfo’ hemos recuperado el espíritu de hace quince años y nos hemos reencontrado nosotros también con los ‘triunfitos’.

Dicho lo cual, vamos al lío. En los tres documentales que se han emitido en TVE nos han vendido una historia que parecía sacada de ‘Mary Poppins’, con un buenismo que no se corresponde con la realidad. Entiendo el nivel de empatía que sintieron los triunfots en el reencuentro, porque a mí me pasó con mis compañeros de facultad con los que estuve comiendo hace unas semanas después de 20 años: recuerdas anécdotas, te pones al día y luego te vas a tu casa… Pero eso no es amistad, eso es otra cosa, que tampoco está mal, oye.

Claro que hay un grupo de whatsapp, por supuesto que se mandan mensajes de vez en cuando, pero cada uno lleva su vida y el contacto es mucho menor del que nos quisieron hacer ver. Más que nada porque llevo 15 años entrevistando a ‘triunfitos’, algunos ahora cantantes de éxito que reniegan de esta etiqueta como si fuera la letra escarlata. Para mí ha sido recurrente la pregunta de si tenían mucho trato entre ellos a lo largo de estos años y la respuesta solía ser que cada uno tiene su vida y que cuesta mantener el contacto. Normal.

cheno-y-bisbal-640x764
David Bisbal y Chenoa han sido los auténticos protagonistas del reencuentro, por la intensa historia de amor que habían vivido hace años.

Ahora me voy a remontar a 15 años atrás, cuando me pasaba la vida en el puente aéreo y me iba a entrevistar a los concursantes que salían de la Academia y después cuando lanzaban sus discos. No tengo más remedio que contarlo porque si no reviento: sí había competitividad entre ellos y hasta envidia en algunos casos.

No voy a dar nombres porque me parece de mal gusto, pero había quien acusaba a otro de consumir sustancias, de copiarle las camisas y a otra de no tener vocabulario. Había quien también renegaba del público infantil y quería tener, como el resto de sus compañeros, un público adulto. Se comparaban los unos con los otros y había celos profesionales, porque consideraban que Gestmusic, la productora, y Valemusic, la discográfica, les prestaba menos atención o les hacían discos de segunda división.

juan-camus
Juan Camus luchó por conseguir su lugar en el concierto y lo consiguió.

Viendo los tres documentales he sacado la conclusión que esas heridas siguen abiertas, porque más de uno se ha quejado de lo que tuvo que cantar en el concurso, del enfoque que le quisieron dar a su carrera y los más osados han dicho que cuando dejaron de tener éxito o las cosas iban peor se olvidaron de ellos. 

Nos hemos olvidado que estos chicos, ahora adultos, salieron de un concurso de cantantes y que optaban, si no recuerdo mal, a grabar discos los tres finalistas. Sin embargo, a todo el mundo le dieron una salida. Y es normal que mimaran más a los preferidos por el público o a los que era más que evidente que tenían talento. Como se ha acreditado después con la perdurabilidad de su trabajo y del éxito continuado.

Es injusto morder la mano que te dio de comer, que te convirtió en personaje o cantante mediático y que te permitió seguir viviendo hoy gracias a esa circunstancia. Miles de cantantes con grandes cualidades están abandonados por las discográficas, hay artistas con voces excepcionales que no salen de los pasillos del metro o de pequeños garitos sin repercusión más allá de las puertas de la sala. Y no se quejan, se buscan la vida así y siguen luchando por mantener viva su pasión, aunque apenas ganen dinero.

triunfitos1-640x392
El primer reencuentro de los ‘triunfitos’, un momento que vivieron con gran alegría.

De cada edición de ‘Operación Triunfo’ han salido 16 cantantes, una barbaridad. Como es lógico, no todos tienen el mismo talento, y la industria musical está en horas bajas. Sí se me ocurren nombres, sin embargo, como los de Vega, Manuel Carrasco o Pablo López, que se han convertido en grandes compositores y que no vivieron el fenómeno masivo que los primeros ‘triunfitos’ ni ganaron tanto dinero. Al final, la vida es selección general, darwinismo puro y duro, igual que en cualquier trabajo. Miles de universitarios luchan por puestos de trabajo que pocos consiguen, miles de actores malviven buscando su oportunidad y la fama cuesta, pero lo difícil es mantenerse.

La humildad es de gran ayuda en todos los casos. Acabo con este consejo del día.

De nada.